06 julio, 2017

Lo que me hace falta para escribir



Pienso en el equilibrio, aunque quizá sea su falta, pero cerca, por muy poco, el fiel de la balanza que casi apunta a la tierra. La lucha, la necesidad, los fines: algunos, pero muy pocos. Caliento el agua para el té y giro la persianilla de plástico que me recuerda indolente que no está ahí para bloquear la luz. Quito la música, bailo por el salón, me escucho. Da miedo escuchar. Haber perdido el músculo real y el metafórico. Olvidar los cumpleaños. Saber que no hay verano. Que todos los propósitos son artificiales: no querer, no desear, no echar de menos. La voluntad - ay, la voluntad - que en realidad no es nada. Volver. O ir. Olvidando el camino.

No hay comentarios: