09 septiembre, 2015

Esto no es Estocolmo




Llevo todo el día con esa fotografía en la cabeza. Natalie y Steve. Y ahora vuelve Stockholm, una película vista hace mucho, una trampa pequeña como todas las buenas trampas. Aún no sé escribir, aún queda algo de sol y hay que aprovecharlo, porque esto no es Estocolmo pero ya ha empezado el frío. Vivo un país en el que el sol es una bombilla y las flores, un lujo. Ayer vi dos chicos que esperaban a alguien con un ramo en la mano, pero todo será distinto por la mañana.

todo lo que en el mundo yo he amado
es una canción
un teatro
y a ti




(la cursiva es la canción Ahora, de Bunbury)

2 comentarios:

NáN dijo...

Ni por un momento pensé en suicidio, con tu nota de adió. Pensé en el cansancio, que todos tenemos un poco, de la comunicación virtual.

¡Finlandia! Jopete qué frío. Tendrás que poner la luz interior a tope.

Besos

kika... dijo...

La tengo a tope, a tope, a tope. Y me he comprado una luz antidepresión. Ya te contaré...

besos y magia,
K