02 febrero, 2015

Busco un lugar mejor para vivir





A veces escribo para que no duela. Otras, precisamente por lo contrario. En muchas ocasiones casi me creo mis mentiras acerca del dolor, para terminar dándome cuenta de que en realidad todo estaba allí: las mentiras pero también el nudo en la garganta. En esos momentos la vida es una especie de muñeca recortable esperando ser cuidadosamente separada del mundo-revista, y vuelvo a ser pequeña y torpe

(o me doy cuenta de que nunca he dejado de serlo)

y busco algún lugar mejor para vivir, la feliz ignorancia, un día tras otro, despacio, con el ritmo de esa respiración que es estar aquí y sobre todo no estar...

No hay comentarios: