06 enero, 2015

Oh, rara Navidad


Perhaps he knew, as I did not, that the Earth was made round so that we would not see too far down the road.
Karen Blixen, Memorias de África



Han sido unas navidades muy raras. Solamente he hecho un propósito de año nuevo: hablar más conmigo misma. Llevo tiempo sin decirme nada porque no me gustaba lo que me respondía, pero llega un momento en el que hay que hablarse. Mi voz interior igual tiene la capacidad de proporcionarme una fuerza sobrehumana que de mandarme a hacer puñetas de una forma altamente eficaz, y la segunda situación se produce con más frecuencia. Sin embargo, no hablarme es igual a no gustarme, o a tenerme miedo, y no se puede vivir así. ¿Que cómo me hablo? Por lo general, me escribo. Anoto cosas en libretas u os (me) lo cuento por aquí. Es un exorcismo barato que me ordena la cabeza. Si no, hablo. Hasta hablo sola. Murmullo o susurro, mascullo entre dientes que sí o que no, que no puede ser, que estoy cansada o que todo me da igual. Abro las compuertas a todo, y nunca sé exactamente qué va a salir, pero si hubiera optado por el autocontrol debería haber comenzado a ejercerlo hace mucho tiempo.

Esta Navidad rara me ha convencido de eso y de alguna otra cosa que parece evidente pero que se me había olvidado. Ser libre. Vivir el momento. Huir del sufrimiento - si no del propio, al menos del ajeno - y tratar de dejar algo hecho porque al final nada dura demasiado y he estado perdiendo demasiado el tiempo viendo la tele y jugando a las cartas.

Sigo teniendo dudas acerca de casi todo. En eso no he progresado. Y este año va a ser uno lleno de dudas, de sensaciones que creí perdidas y que van volviendo. No sé si es bueno que estén aquí. De algunas incluso tengo prohibición expresa de los interesados y creo que nunca llegaré a ponerlas por escrito, pero sí que podré susurrarlas o gritarlas cuando esté sola, o escribirlas en un papel para llevarlas en la cartera y esperar que alguien las lea cuando encuentren mi monedero al final del final.

4 comentarios:

ETDN dijo...

Ojalá tus diálogos contigo misma compartidos en forma de literatura.
Habla, grita, susurra, canta, escribe. No dejes que el silencio te corroa. A no ser que sea elegido. Entonces calla y guarda para ti. En ocasiones los secretos son necesarios.

2015 aún es virgen. Conquistemoslo.

Besazo.

raskolnikov dijo...

Me ha encantado esta entrada especialmente. Me he sentido muy identificado. Besos

kika... dijo...

Querida ETDN:
A a ver si tengo fuerzas para la conquista. Al menos estoy saliendo de los cuarteles de invierno y eso, en mi situación, es una buena cosa...

besos,
K

kika... dijo...

Ay, Principillo... :D

más besos en la distancia,
K