27 noviembre, 2014

Insustancialidades





Rechacemos lo insulso. Mejor: reclamemos lo insulso para darnos cuenta de que la vida no es otra cosa. Vayamos a fiestas, dejemos de pensar. Quiero estar sola. Deseo estar sola. Anhelo, a veces, mis otras lágrimas. Hay que olvidar, pasar por encima de algunas cosas: estoy guardando todos mis agravios por el bien de la sociedad.

Están en alguna parte, esas palabras que no digo. Ese amor que no existe. La pantalla fría del ordenador por todo sustituto del deseo, tu carne que no es carne ni es mía...

2 comentarios:

NMLA dijo...

Reconozco el sitio... Gracias por descubrirme esa y otras muchas cosas. Y gracias sobre todo por estar siempre ahí.

kika... dijo...

Es usted la mejor. Tú sí que estás (y sabes estar), querida...

Miss you,
K