28 abril, 2014

Honrarás mi memoria


No te lo vas a creer, pero siempre quise estar allí. Pasar por allí y respirar la bruma radiactiva, mirar el agua muerta, pero tan azul... Es difícil que un minuto de nada pueda matarte. O puede que al final se sepa que la muerte no es un minuto, es una infinitésima, un átomo de vacío. Nos dicen: tenemos que honrar su memoria, pero su memoria no existe.


No hay comentarios: