26 marzo, 2014

La tripa del dragón






Tenemos una historia de hambre y sed atragantada en la garganta. No molesta, pero a veces raspa, recuerda, se resiste a morir. Sólo duerme. Dormir contigo es algo extraterrestre, es vivir en la tripa del dragón, vegetar sobre una lavadora. He decidido desconocerme, desconocerte, no saber, rebelarme en silencio. A veces el miedo no me deja respirar y deseo que amanezca. Otras veces el ritmo de tu aliento me recuerda dónde estoy. Cerca, muy cerca. Hínchame los pulmones. Despacio, sólo un poquito. Es suficiente. Ya estoy aquí.

No hay comentarios: