20 febrero, 2013

Ráfagas (IV)


Echo de menos follarte y tu paz - dice Marian en su blog - y quizá me da la excusa para echar algo más de menos.

Algo menos de más.

Este silencio es extraño. Ha terminado por ser invadido por otro ruido, como los incendios de nieve y calor.

Me acompaña el bullicio, pero no la confusión. No creas que me confundes. No pienses que me equivoco.

Hace tiempo que mi cuerpo me ha abandonado. Ahorra energía mientras me quedo aquí, no sé si se exige algo, no sé cuánto se puede aguantar,

no



hasta

cuándo...



2 comentarios:

NáN dijo...

Echar de menos es un sentimiento tristedulcísimo.

Besos

kika... dijo...

Últimamente me dedico a ello a tiempo completo...

(besos)