18 febrero, 2013

¿Dónde están las llaves?


De pronto la soledad cogerá distinto color del natural
y entonces lo que no fue, será
y entonces lo que no fue, será
antes de que el miedo te atrape
cantaremos algo mientras...
Mäbu, Caimán





Los sofás y los cajones siempre se tragan cosas que emergen años después en toda clase de combinaciones inútiles. Buscas algo y encuentras otra cosa totalmente distinta. Yo trataba de localizar el mando a distancia de la minicadena removiendo el cielo y la tierra de mi habitación hasta que la bomba que está siempre ahí parecía haber estallado, aunque no, era simplemente un simulacro de explosión. O el milagro de la multiplicación de los libros y la ropa. Rebusqué entre los cojines del sofá y arrastré un puñadito de alfileres de novia, un dado empeñado en caer siempre por la misma cara, arqueología numismática de diverso pelaje, una polaroid con mi cara, la hoja de un callejero de Madrid, dos tornillos y una llavecita.

Sin el mando a distancia, trato de reconocerme en la foto mientras me doy cuenta de que he perdido la noción de este tiempo chicloso que últimamente me acompaña. Tengo un mapa en el que olvidé marcar el lugar al que quería ir. Dos tornillos iguales sin tuerca, un dado cargado y una llave sin cerradura.

Me enredo pensando que no hay mejor metáfora de mi vida cuando percibo una cierta humedad en la palma de la mano. He apretado el puño sin querer y ahora tengo que desclavarme los alfileres.

De pronto, miro lo único que no se me ha hundido en la piel. Un imperdible. Será la esperanza que guardaban los cojines del sofá...

Dicen que las casas esconden pero no roban.


2 comentarios:

arquero dijo...

Ya me gustó la foto y el post ha estado a la altura....
http://izquotes.com/quote/15553

kika... dijo...

Maravillosa la cita, querido Arquero...

(te quiero)