12 diciembre, 2012

Fábrica de hielo nº 1






Luego me dirán que no tengo paciencia. Luego me dirás que no la tengo. Pues si esto no es paciencia, debe de ser algo muy parecido. No dejo de temer que se convierta en resignación.


(foto: fábrica de hielo en mercamadrid)

1 comentario:

NáN dijo...

Se necesita paciencia para llegar a tener un corazón de hielo. Es un proceso trabajoso... e inútil, porque es más fácil romper un corazón de hielo: basta un solo golpe de martillo.