25 noviembre, 2012

Suave noviembre



Close my eyes
Feel me now
I don't know how you could not love me now
You will know, with her feet down to the ground
Over there, and I want true love to grow
You can't hide, oh no, from the way I feel...
Sometimes, My Bloody Valentine





Alguien ahí arriba te quiere y por eso hizo que el verano durase tanto y después del verano siguiera un otoño suave y blando, como mucho de guantes pero no de gorro y bufanda, como mucho de vivos que se besan como quien descorre una cortina, como mucho de geishas que caminan por la calle a pasitos ridículos, y puede que tú camines igual, en pasos
que
son
pequeñas
dosis
de algo, y alguien ahí arriba se ha apiadado de las parejas sin casa y no las ha condenado a vivir bajo un puente por mucho que parezca que no queda más remedio porque podrían abrazarse exactamente igual pero tendrían mucho más frío y no escucharían más que el rugido del viento, y alguien te quiere, creo, aparte de mí, y nos ha dado algún lugar donde ser caníbales por accidente, y quizá te han tenido en cuenta, o les hemos dado pena o algo, y si hay que dar pena me da igual, el caso es que no caiga el frío y sobreviva a noviembre, sobrevivamos de alguna manera, demostrar que podemos, superar tu falta de fe, cree, sí, cree, porque alguien en algún sitio ha cambiado el aire por su aliento...


(este es, por cierto, el post 1.200 de las Realidades Paralelas...)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nose, big nose