01 septiembre, 2012

Léalo atentamente antes de comenzar



Y es que hoy que un descontrolado fuego
arrasa el pensamiento,
hoy que soy prisionero y te deseo...
Manolo García, Los errantes



(la foto, de mi Instagram)


He leído el libro dos veces. No sé ni siquiera si me gusta. Lo peor de todo, quizá, es que no entiendo qué puede tener que ver contigo.

Es muy probable que todo sea un pequeño recordatorio de que se supone que no te conozco casi nada.

Hay dos parejas al borde de la piscina. La Ella de una está embarazada y se mueve pesadamente. Frunzo el ceño mientras descifro los versos, los entiendo, quizá alguno me dice algo, quizá alguno me gusta, pero me he llenado de una impotencia difusa. No eres asunto mío aunque quiera verte.

El Él de la otra pareja lee un diario deportivo. Su Ella correspondiente nos mira alternativamente a mí y al cielo. Se oculta bajo las gafas de sol y cree que no la vemos. Puede pensarlo, sigo leyendo y el cielo no tiene ojos.

Al fin y al cabo, se trata de creer que el destino era enorme cuando en realidad fue casual.

[Baeza, 15 de agosto de 2012]

4 comentarios:

NáN dijo...

cronopialmente hablando, solo de lo causal surge a veces lo causal.

(me cago en el antirobot, no hay quién lo entienda. ¿qué daño te han hecho a ti los robots?).

Miguel Ángel Maya dijo...

...Bonitas palabras bronceador, palabras aftersun, palabras casuales...
...Bonita manera de infectar de vuelta...
;-)

kika... dijo...

NáN, es que me acosan en cuanto lo quito... voy a levantar la barrera y a ver si no me dan la brasa...

Y sí, de lo casual surge lo casual, y yo amo lo casual. Tanto que incluso fantaseo con que lo que no lo es, lo es...

beso,
K

kika... dijo...

Déjese infectar, Mr. Maya, que si no no sé cómo vamos a pasar el otoño...

... and by the way, I owe you a book...

(beso)
K