09 septiembre, 2012

Adolescentes





Dices: no tuve adolescencia. Dices: ¿es esto? Te miro mientras te beso, despego los labios para dar un sí, es esto. Es la fila de atrás del cine - quizá eso ya no, que el cine es muy caro - es meterse mano en los bares cuando nadie mira, es besarse con lengua, sí, sí, con lengua, dicho de esa manera, cuando todos te ven.  Es meterse mano por encima de la ropa. Que te falten brazos, uñas, dientes, construir un universo privado, un Guantánamo quizá romántico e inadvertidamente sensual. El asiento del coche, las esquinas oscuras, los eufemismos, tocarse y tocar, arrugarse de humedad, sorprenderse el cuerpo con ansiedad acumulada, perder mil virginidades, contártelo, contármelo como si no estuvieras. Es tener miedo a morder, respirarnos encima, darnos la mano, salir corriendo. Es mi pecho adolescente, son tus secretos, los susurros, las mentiras, las lenguas, las orejas. Querer ver.

Es, de alguna manera, comprobar que no llevamos diez años muertos.

6 comentarios:

ETDN dijo...

Y que no dejemos nunca de ser adolescentes. Crecer sólo lo justo.

besos

NáN dijo...

adolezco ya de eso, sin tener la menor consideración o piedad por mí mismo.

kika... dijo...

Pues sí, ETDN, y a veces, incluso, volverse adolescente...

(besos)

kika... dijo...

No me adolezca de nada, bello NáNadolescente...

besos,
K

Darthpitufina dijo...

Adolescencia, qué momento tan atroz y hermoso a la vez! Todo se siente por vez primera, y no hay nada como eso.

Besines!

kika... dijo...

Y tanto, querida Darthpitufina (qué alegría verte por aquí)...

besos