10 abril, 2012

Mientras todo arde



… cantar para recordar
y no ser culpable
mientras alrededor todo arde…
Sentido utópico, Paco Cifuentes


Las plumas de mi relleno flotan despacio por el salón. Se me sale la borra, restregándose despacio por cada costura con olor a azufre de cuerpo. El recuerdo lúgubre de la infusión de valeriana que lanza fumarolas en frío desde la esquina. Aquí no parece haber más vida: refreno las ganas de remover entre las revistas y agitar las cortinas para ver si algo sale corriendo, solo me alcanzan las preguntas, los apestosos hilos de poema, las borrascas enganchadas a las piernas como papel higiénico de humo.

La ciudad, henchida de dolor y bruma, pútrida y desnuda, me reprocha que mire mientras todo arde. Ignora que tras el soplido de fuego hay un hombro izquierdo, una cabeza entre las manos, el lápiz triangular para marcar versos, el pelo sobre la almohada, el fin del mundo en cómodos plazos.




(Mientras todo arde
es el nuevo disco de
Paco Cifuentes)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Golpeada por la poesía... Hay parte de huida y parte de cárcel en tus palabras, una jaula de puertas abiertas, pero jaula al fin y al cabo.
Me gusta.
Y me alegro de haber contribuido en algo. Aunque sólo sea con el préstamo de versos en idiomas dulces.

Q

kika... dijo...

querido Q:

primero, mira

(sonrisa de sandía)

y luego piensa que estoy teniendo una de esas semanas estupefacientes en las que todo lo que recuerdo es que me pinté las uñas y leí a Ferreira Gullar...

... no te digo más...

(besos)

kika... dijo...

¡ah! y mi lápiz triangular viaja como un aspersor de carbono por todo el libro... :D