11 enero, 2012

El currículum de las rubias


Sabía que pertenecía al público y al mundo,
no porque tuviese talento o fuese hermosa,
sino porque nunca antes había pertenecido a nadie ni nada.

Marilyn Monroe



Mi amiga la Brunbé – rubia natural – siempre dijo de mí – entonces pelirroja teñida – que ser rubia no era un color de pelo. Que era una actitud y yo la tenía dentro.

- Ya te darás las mechas.

Aquí es muy difícil ir a la peluquería y no salir rubia con mechas, y yo me había ido librando, básicamente porque por aquella época no iba a la peluquería, sino que Lady K me aplicaba pacientemente el tinte color butano. Pasó el tiempo y tras una operación que me hizo aconsejable un cambio de imagen, sucumbí al rubio en sus muy diversos matices y tonalidades.

Soy adicta desde entonces. Será que la Brunbé tenía razón al final de todo.

La única cosa mala de ser rubia es que me parece que la gente me toma menos en serio. No sé si le pasa lo mismo a Esperanza Aguirre. Muchas veces me toca explicar quién soy, qué he estudiado, los idiomas que hablo o mis especialidades académicas. Los hay que se quedan secos. Directamente. Sobre todo los que piensan ahí va esa, que es rubia de bote pero tonta natural.

A esto le llamo hacer el currículum de la rubia. Se parece un poco a cuando te autoescribes la nota bio-bibliográfica para un concurso literario. Te ves obligado a contar todo lo que has hecho o has ganado desde que empezaste a escribir fuera de los cuadernillos Rubio. Rubio se tenían que llamar, por cierto.

El otro día me hizo gracia que en uno de mis blogs favoritos pasó algo parecido, aunque el que se vio en la situación de hacer el currículum de la rubia no compartía conmigo ni el género ni el tono capilar. Por eso me imagino que el post se autodestruyó. Por eso y porque ese tipo de autoafirmación no nos gusta nada a las rubias, así que me imagino que a los que no lo son, les fastidia todavía más.

Todo este asunto ha terminado por recordarme al mito de Marilyn. ¿Era realmente una rubia tonta que tenía dificultad para recordar el guión? ¿O una mujer inteligente que leía a los grandes? ¿Le tuvo que aclarar alguna vez su currículum a alguien? Me habría encantado verlo, igual que adoré ver a un moreno haciendo su propio currículum de la rubia.

7 comentarios:

ETDN dijo...

Las rubias dominaremos el mundo. Mira la Tatcher o la Merkel...

arquero dijo...

Qué grande...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Confieso que:

1: yo siempre pensé que el gusto por las rubias se debía a cierto complejo tercermundista: el Fernando Esteso que todos llevamos que babea ante la sueca.

2: en consecuencia, siempre fui de morenas, de Mediterráneo, de mestizaje, de mulatas, de bronceado, de mezcla de acentos.

3: estuve durante años enamorado hasta los tuétanos de una rubia centroeuropea.

4: estoy enamorado de Marilyn desde los cinco años. Su puño y letra está en mi mesilla de noche, y además le dijo a Ralph Greenson algo tan maravilloso como: "Me gustaría desaparecer, en la ficción o fuera de ella, me da igual, pero desaparecer"

5: eres mi rubia preferida.

6: acabo de ruborizarme, así que me voy :-p

kika... dijo...

Querida ETDN, tienes toda la razón... y la principal lideresa, la más rubia de todas: tú :DDDD

besos!

kika... dijo...

Querido Arquero:
No sé si te imaginas cuántas veces he recitado mi currículum...

Te echo mucho de menos...

besos,
K

kika... dijo...

Pues Migue, compitiendo con todas esas morenas interesantes no sé si ser la rubia favorita será suficiente (bueno, si he superado a Marilyn - no sé si creérmelo - tendré mi punto)...

... pero si te has ruborizado, a mí me sobra...

besos,
K

arquero dijo...

Con toda sinceridad, de todo lo que he escrito en mi vida es de lo que más orgulloso me siento (y eso que hubo algún examen en el 14 y alguna oposición en Mordor donde eché el resto...:P).