25 octubre, 2011

Perdida por ahí


Llevo una temporada perdida por ahí. En realidad he estado aquí mismo, delante de esta pantalla, igual de descalza que lo estoy ahora mismo, pero en otra de las realidades paralelas. La última vez que me senté a escribir no llevaba calcetines, y hoy me tapo con una manta. No hace tanto, pero a veces el tiempo que las cosas tardan en terminar puede llegar a ser eterno.

Odio las ausencias que se explican solas. Siento que debo explicar mi ausencia. Primero tuve un encargo literario: me emocioné tanto que terminé por precipitarme al mayor vacío de escritura que podía imaginarme. Un parón creativo de enormes proporciones que me ha llevado a conocerme mucho mejor y a estudiar de cerca casi todos mis procesos. Hubo momentos en los que me fascinaba respirar. Hasta ahí llegué. Del estudio de la autocensura aprendí que me la había impuesto y ya no recordaba por qué. Decidí tirar por ahí, deshacer la madeja lentamente. No traté de comprenderme. Dejé a un lado el control absoluto y esperé tendida al sol a que las palabras vinieran a buscarme. Lo hicieron tan pronto como permití que llegaran.

Aunque no se lo exigí al proceso, creo que ahora soy mucho más feliz. Mi paciente editora pudo con mi atasco interno, yo pude con mis dudas y mi mundo pudo con las suyas. He estado casi un mes perdida por mis adentros, lo que es un cambio refrescante porque demasiada gente se queda sólo con mis alrededores. De alguna manera todo me recordaba a un juego que le gustaba a mi hermana de pequeña. Cuando íbamos a Inglaterra los veranos, ella jugaba a perderse por el barco. Mi madre la dejaba hacerlo porque se supone que en los barcos es imposible perderse, pero yo estoy segura de que mi hermana se perdía de verdad, contenta con la libertad recién adquirida.

He estado perdida. Aquí al lado.

5 comentarios:

Queens dijo...

Bienvenida, aqui esperabamos tu regreso. bss

hidden_angel dijo...

No viene mal perderse de esa manera de vez en cuando. Tengo ganas de volver a leerte pero en ocasiones se necesitan momentos para uno mismo y darnos cuenta de en qué punto estamos.

Bienvenida al lugar del que nunca te fuiste.

Anónimo dijo...

Bravo. Bienvenida!

N.M. dijo...

muá en silencio

kika... dijo...

Muchas gracias a todos...

(besos y magia)
K