10 septiembre, 2011

Todo es cómo des la noticia

Menuda vueltita de vacaciones se me avecina. Sigo descansando, pero estoy en Madrid, y como he vuelto, me voy reenganchando a las noticias familiares de septiembre. De las laborales me voy librando, al menos de momento. Encima me han propuesto un fantástico proyecto literario, pero no tengo nada que se ajuste al formato, así que tengo que escribirlo, y mientras aquí estoy, en mi realidad paralela.

Porque de noticias y de realidades paralelas parece que va a esta rentrée.

Ayer Queens me decía que todo es cómo se dan las noticias. Por ejemplo. Una persona cercana a mi familia ha decidido que se opera la nariz. Yo le miro la nariz y no le veo nada de malo, sobre todo teniendo en cuenta que mi apéndice nasal no es lo más mono del universo. Este asunto tiene a mi gente a mal traer: a ver si no se lo van a dejar bien, mira que el posoperatorio es doloroso, luego te cambia la voz… Cada uno aporta sus argumentos y al final la que se iba a operar sale igual de decidida a hacerlo, pero con la cabeza como un bombo.

Según la teoría de Queens, todo habría sido mucho más fácil si el diálogo se hubiera desarrollado de esta manera:
- Papá: estoy embarazada.
- ¡No puede ser! Si solamente tienes dieciséis años… Qué fracaso como padre…
- Bueno, no estoy embarazada, pero quiero hacerme un tatuaje.
- ¿En blanco y negro o en colores?

No me negaréis que como estrategia de negociación no tiene precio. Casi te cargas a tu interlocutor de un susto, y aprovechando la guardia baja, le cascas lo que realmente quieres.

Tengo la sensación de que va a ser un septiembre estupendo. Esa es la actitud, como diría Queens.

2 comentarios:

Manu Grooveman dijo...

Buen enfoque! Va a ser un septiembre estupendo, fijo!

Llego tarde al blog (muy tarde tal vez). Pero más vale tarde que nunca. Ya estás entre mis favoritos!

Besos

kika... dijo...

!Nunca es demasiado tarde!

Bienvenido, querido Manu. Encantada de tenerte por aquí.

Miles de besos,
K