17 abril, 2011

Psicología deportiva

Las retransmisiones deportivas y yo. Mejor dicho: el deporte y yo, así en general. Tras unos prometedores inicios como jugadora de baloncesto (soy alta y doy codazos con bastante disimulo) y una fractura de húmero haciendo el indio en el jardín, decidí que no estaba para estas cosas. Me pasé una buena temporada pensando que yo no valía para correr hasta que rodando un videoclip me pidieron que saliera corriendo detrás del protagonista y resulta que mi sprint dejó sin aliento a las demás figurantes. Como dice mi telemadre, cuando me da la gana corro mucho. Un día decidí irme al gimnasio (aquí se puede leer lo que me pasó) y tampoco me vi en mi salsa. El deporte es una verdadera asignatura pendiente en la que me ganan mi hermaníssima (bailarina cachas), mi telemadre (con su superfuerza) y mis sobrinos (especialistas en bádminton y lucha libre). Que conste que no ha sido por falta de intención porque me puse en las manos del Chinito para que me diseñara un plan de puesta a punto. Lo que pasa es que me sugirió que hiciera spinning, llevado a buen seguro por algún tipo de lisergia grave. Me han dicho que para hacer spinning hay que entrenar primero. Así que no paso de hacer unos pocos estiramientos y la Wiifit. Qué horror…

Lo que me sigue entreteniendo son las retransmisiones deportivas. Quitando las de fútbol, que me aburren soberanamente y durante las cuales finjo de forma descarada que estoy prestando atención mientras pienso en las escayolas del techo, las demás me gustan bastante. Soy especialmente aficionada a ver el ciclismo y el patinaje sobre hielo. Esta mañana he visto con detalle la del Maratón Popular de Madrid.

Siempre que veo cosas de atletismo por la tele me ocurren dos cosas. La primera es que me acuerdo de Sir Chains, V. y el Arquero, especialistas en carreras de medio fondo. Este año me perdí su llegada triunfal en la carrera Intercampus porque me mandaron a Japón de manera urgente, pero el año que viene no dejaré de estar allí.

La segunda cosa que me ocurre es que el deporte me plantea dudas bajunas que jamás te resuelven los comentaristas. Llevo toda la vida pensando en cómo se depilarán las ingles las pobres patinadoras. Eso no son ingles brasileñas. Debe de ser algo mucho peor. ¿Y si a un atleta le dan ganas de ir al baño en plena carrera? No vas a ponerte a buscar un bar, digo yo…

Lo mejor ha sido que esta mañana han explicado que para correr la maratón hay que prepararse psicológicamente. Yo creo en el poder de la mente sobre el cuerpo. Es mi mente la que pasa de hacer ejercicio: seguro que mi cuerpo estaría encantado. El caso es que ha salido un psicólogo explicando que lo importante es desterrar los pensamientos negativos (literalmente decía que hay que evitar pensar en qué berenjenal me he metido) y tratar de atraer buenos pensamientos que propiciaran la concentración. Y después – literalmente- ha dicho que si te veías muy mal, podía ayudar mucho mirarle el culo a una chica. No ha especificado si a una chica atleta o a una del público. A la del público lo encuentro más difícil, pero en la vida se ven cosas más raras...

Claro que en estos casos no es el poder de la mente sobre el cuerpo, sino el poder del cuerpo (de otra) sobre la mente (de uno). Una inversión de factores que puede alterar el producto.

Y tanto. Gran campo el de la psicología deportiva…

5 comentarios:

N.M. dijo...

ni que lo necesitaras!;)

me cambié de blog
a quemarropa me estaba dejando en la raspa, y es que yo ni super fuerza y destreza acrobática ni resistencia anaeróbica.

ahí va el link http://despuesdelaalegria.blogspot.com/

besos
n(ares)

hidden_angel dijo...

Para tu información, si hay que pararse, se para uno. Todavía recuerdo en mis tiempos de pseudo-periodista deportiva, estar practicando escribiendo una etapa del tour y tener que poner que se bajó de la bici para irse a un arbusto porque tuvo un apretón. Cosas que te pasan. :P

Besos!

JuliánFco. dijo...

Hola,

hoy mismo me comentaba un compañero de trabajo que corrió la maratón el domingo que uno de los inconvenientes de la carrera fué las molestias que iba sufriendo en la carrera hasta que hizo una parada en un bar. Entonces me acordé de una anécdota similar que sufrió un amigo en la maratón de N.Y. Según me comentaba mi compañero esta mañana, al hidratarse con mucha bebida, desayunar fuerte y temprano, puede descontrolar el estómago.

Claro, que esta parte del deporte, tampoco es la mas agradable y por tanto, ¿ para que mostrarla en las retransmisiones, no ?

¡¡ Saludos !!

Seli0r dijo...

Cuando corres en una maratón, media maratón o 10km indudablemente miras algún culo... y algún muslo, y alguna espalda, y alguna cabeza... pero no creo que eso sirva de mucho.
Lo realmente importante es abstraerte de lo que estas haciendo, pensar en algo que no tenga que ver y te motive, como en las proximas vacaciones, en como te sientes los primeros días soleados de la primavera, en una canción que te ponga las pilas...

Personalmente, cuando yo estoy realmente jodido, en lo que pienso es en mi abuelo y lo orgulloso que estaba de su nieto. De esa manera no hay forma de venirse abajo.

kika... dijo...

¡No sabía que me leyeran tantos deportistas! España ha perdido una gran comentarista deportiva desde que hidden_angel se dedica a otros menesteres. Menos mal, JulianFco, que no ha hecho falta mostrar nada en las retransmisiones que le quite el aura al atletismo, pero que os tengo a vosotros para que me solucioneis las dudas. Y Seli0r querido, pensar en mi abuelo tiene en mí el mismo efecto. No me hace falta ni el culo de Brad Pitt ni nada por el estilo.

besos a todos,
K