07 marzo, 2011

La buena literatura, según El Último Superviviente

Estoy pensando en empezar una nueva serie que se llamaría Kika, tú no compras en El Corte Inglés, ¿verdad? El plan sería describir mis tiendas favoritas y creo que una de las primeras entregas se la dedicaría a La Independiente. La Indie es el sueño de Javier, al que conocí en el taller literario Bremen y no por casualidad está enfrente de La Buena, el bar en el que comenzamos a reunirnos allá por 2007. Hace mucho que no voy al taller, pero el otro día comentaba con Vicky y con ETDN que sigo teniendo un fantástico recuerdo del tiempo que estuve allí. Conocí gente que sigue formando parte de mi vida. Hasta me enamoré. El final fue un traguito amargo pero lo dejé con el convencimiento absoluto de estar haciendo lo correcto. Ahora el Bremen se reúne en la cueva de La Independiente y yo visito el local para sentarme en el saloncito de arriba, que igual sirve para tomarse un café que para fotografiar un editorial de moda.

Salía de la librería con una bolsa que pesaba muchísimo, supuestamente citada por El Último Superviviente. Citada y un millón de veces pospuesta:
- Kika, te juro que si no encuentro aparcamiento en cinco minutos, meto el coche en el parking.
- Si no encuentras plaza en un minuto, lo metes en el parking… que te llevo esperando una hora, y soy una chica, y las chicas no estamos para esperar…

Me hace sacar las frases lapidarias, el puñetero.

Nos fuimos a cenar y le enseñé lo que había comprado. Me pareció que no le gustaba demasiado. Una novela de un escritor joven y premiado, que si desde luego fuera por las capulladas que pone en la tapilla, no lo leería ni de broma. El nuevo de Pablo Gutiérrez, que me va a encantar (mala actitud de entrada, me dice El Último Superviviente, recuerda que tienes que ser una criticona). Un libro infantil. Uno escrito con minúsculas. Y una recomendación sorprendente: Javier me dijo que me iba a encantar un librito pequeño que no es otra cosa que una guía de Venecia. Pero una guía especial. El Último Superviviente cogió el primer volumen y empezó a poner caras.

- Pufff. Ya te has comprado una cosa de estas que habla de jóvenes-en-el-filo-de-la-navaja-recorriendo-Madrid-en-busca-de-su-verdadera-identidad-en-un-mundo-que-oprime-sus-efervescentes-personalidades… Menuda parida. Esto ya se escribió en Historias del Kronen. Es lo de sexo, drogas y rock and roll pero a la española. En plan cutre.
- Me han dicho que está bien escrito, le han dado premiecillos. Me lo voy a leer. Además, ¿qué tiene de malo escribir acerca de jóvenes? Nosotros somos jóvenes ¿no?
- Sí, pero es que todas esas novelas son iguales.

Que conste que sin haberme leído el libro, defendí al autor. Con golpes bajunos a más no poder.

- ¿Pero tú te has leído Historias del Kronen?
- No, solamente he visto la peli.
- ¿Ves? Y te crees con derecho a opinar…
- Que no, Kika, que esas novelas no molan. Además, hablar de la propia vida es facilísimo.
- ¿Facilísimo? Pues por definición las novelas son ficción, así que tampoco creo que hablen concretamente de la vida de nadie. De mi vida hablo yo en el blog. ¿Crees que es fácil? ¿O que es un asco?
- No, a mí me gusta lo que escribes.
- Pues te contradices. Y me parece que me lo dices por hacerme la pelota. Pásame el hummus, anda.

Ya me ha dado tiempo a leerme la novela en cuestión, y tengo que decir que no me ha gustado demasiado. Hace algunas cosas bien, otras, regular y otras son un verdadero fiasco. Y la sinopsis de la tapilla es bastante penosa. No digo con esto que todas las novelas sobre jóvenes escritas por jóvenes sean un rollo (ya pensabas que te daba la razón, Superviviente). Al contrario. Ni tampoco que no se pueda escribir nada bueno cuando se tiene menos de cuarenta años. Pero a veces la concesión de determinados premios o lo fácil que lo tienen algunos para publicar me hacen planteármelo, para qué os voy a engañar. En lo que sí que coincido con El Último Superviviente es que con una sinopsis como la que lleva ese libro, dan ganas de reír. Y no precisamente de leérselo.
 

2 comentarios:

Lara dijo...

¿Y cuál es la novela???

kika... dijo...

El post no es un debate a propósito de la novela, pero tampoco es un secreto... la tapilla infame es la de "Electrónica para Clara". El libro no me encantó, pero lo de poner en la contraportada que es una "Justine" contemporánea (entre otras maravillas)... pufff...

:D

besitos,
K