16 febrero, 2011

El extraño caso del Enamorado Anónimo

Me acuerdo de ti
me cago en tus muertos,
no puedo dormir
me sueño que has vuelto...
Bri bri bli bli, Extremoduro


De toda la vida he querido tener un admirador secreto. Pero no ha habido manera. Uno de esos que dejan notas y hacen regalitos, capaces de alegrar cualquier San Valentín mientras permanecen ocultos en el anonimato. De todas las festividades comerciales del año, San Valentín es la que más aborrezco. Mis esfuerzos de anti-samba-lentín me llevaron a pasar la tarde en el Carreful, el abyecto supermercado de mi barrio con la gran No Me Llames Así.

Empujando los cestacarritos, decidí contarle mis investigaciones.

Mi ahijada LuLi tiene un admirador secreto. Yo le he puesto de nombre El Enamorado Anónimo, que mola más.

- Kika, me deja las cartas en la mochila. Es muy valiente porque se expone a que le pongan un parte – me cuenta LuLi mientras arquea las cejas.

Lo de que te pongan un parte debe de ser horroroso.

Acto seguido, mi ahijada sacó un montoncito de hojas cuadriculadas cuidadosamente dobladas en cuatro partes, que procedió a leer con voz de presentadora de la tele. Las misivas eran geniales, a medio camino entre la novela rosa y el acta policial. Soy de cuarto, de quinto o de sexto (digo yo que de primaria). Me encanta cuando llevas las uñas pintadas (pues como no sea de brillo…). Eres la más moderna. En clase estoy todo el rato pensando en ti, pero no puedo mirarte porque te sientas detrás. Perdóname porque una vez te di una patada. La primera terminaba con un desesperado contéstame.

- ¿Pero cómo le voy a contestar, si no se quién es? – lógica aplastante la de mi ahijada.
- Es lo que tiene, por eso es anónimo.

La mejor carta era la número cinco. Tenía un corazón rojo mal dibujado en el centro y una posdata absolutamente genial. Por favor, que no seas lesbiana.

Me parto. Creo que el pobre estaba perdiendo la paciencia por no obtener respuesta.

- También me da regalitos: cromos de caballos y dos pulseras.
- Es un chico como hay que serlo. Un buen regalo siempre ablanda. Pero… ¿de verdad no sabes quién es, LuLi? ¿No te estarás haciendo la interesante?
- Que no, Kika, que no tengo ni idea. He pensado que quizá podrías ayudarme.
- Sí. No te preocupes que he hecho un curso de espía y yo sé mucho de estas cosas – el caso era decirlo con mucho convencimiento, como cuando mi ahijada tenía una herida y yo se la embadurnaba de yodo como si fuera un producto milagroso.

- Trae un cuaderno que vamos a hacer una lista. Escribe los nombres de todos los chicos de tu clase.
- ¡Pero si me ha dicho que es de cuarto, de quinto o de sexto! ¿Cómo sabes que está en mi clase?
- Eso es una tapadera para despistar, porque en otra decía que te sentabas detrás de él y que por eso no podía mirarte todo el rato.

LuLi me miraba cada vez más convencida.

- Vale. Ahora tacha los que no puedan ser porque no les gusten las uñas largas. Tacha también los que se sientan detrás de ti.
- A este otro también lo voy a tachar, que me parece que le gustan los chicos.

Los niños de ahora están en todo.

Al final nos quedamos con tres sospechosos. Punto muerto de las investigaciones, que no se han animado tras el día de los enamorados.

- Es que estuvimos de excursión y no creo que pudiera darme la carta…

Esto promete.

12 comentarios:

vicko dijo...

Que nervios, esperando el próximo capítulo.
Tchau

Darthpitufina dijo...

Misterio, intriga, dolor de barriga... esperamos la próxima entrega!!

kika... dijo...

Veremos qué pasa. De momento, es divertidísimo...

besitos a los dos,
K

NáN dijo...

Yo creo que secretos y anónimos, los amantes ganamos mucho. Jamás me acercaría a una revelación decepcionante.

El algoritmo de los palabros sabe que esto continuará, así que me ha propuesto "shequenc".

Minuet dijo...

que intriga...cuenta más en cuanto lo sepas... me encanta :-)

Minuet dijo...

Kika, debo abandonar por un tiempo mi blog, hasta que regresen mis fuerzas. Seguiré leyéndote, seguiré por aquí, espero que a mi regreso siga contando contigo para seguir compartiendo mi blog, ha sido un honor y un placer... Bsos y suerte.
Hasta pronto...sabes donde estoy, para lo que necesites, no dudes en buscarme...estaré ahí.

Tu Amiga La Escritora Que Ha Vuelto dijo...

Tranquiliza pensar que en medio de tantas emergencias a lo largo de las 24 horas del día, aún tienes tiempo para investigar asuntos tan delicados y comprometedores. Un fuerte abrazo. Otro a tu madre

vicko dijo...

Hola Kika, estas viva? 2 semanas sin escribir es demasiada crueldad. Esperando señales de vida desde Perú.
Nos vemos en el camino.
Tchau

Miguel Ángel Maya dijo...

...Querida Kika, yo siempre tuve una vocación de admirador secreto reprimida...
...¿Sigues queriendo tener uno?...
;-)

kika... dijo...

Hey M., amiga escritora querida... ya sabes que a mí me encanta la investigación de lo pequeño, que es lo que creo que es verdaderamente trascendente.

besos enormes,
K

kika... dijo...

Hola querido Vicko!
He estado de gira por ciertos países y después me puse enferma... total que acabo de volver con nuevas historias... y me gusta pensar que estabas esperando por aquí.

Miles de besos,
K

kika... dijo...

Sigo queriendo, Migue.

Y no veas lo bien que me sale hacerme la sorprendida...

Tú no te quedes con vocaciones reprimidas, que eso es malísimo para el hígado.

besos en secreto,
K