18 octubre, 2010

Ser valiente no es sólo cuestión de suerte



Ser valiente no es sólo cuestión de suerte, como dicen los Vetusta Morla. Ser valiente de verdad, añadiría yo. Ser valiente de verdad es, de hecho, principalmente una cuestión de mala suerte. El coraje no hace falta cuando todo es sencillo. Es absolutamente innecesario. Son las circunstancias adversas las que pueden (o no) hacer que seamos valientes. La vida te hace una gorda y tú le haces frente. Y que quede claro: no creo que haya obligación de ser valiente. Muchas veces la valentía no es lo más inteligente.

Por otra parte, no soporto a quienes tienen vocación de héroes. Calculan algo que no se puede calcular.

Cuando era pequeña, mi madre casi siempre me decía que era valiente. Que nadie se crea que mi madre se pasaba el día dorándome la píldora. Más bien hacía lo contrario, así que creo que lo pensaba de verdad. El otro día un compañero de trabajo me dijo que tengo una combinación rara de carácter. Rara y casi peligrosa, me decía. No esperas nada y no temes nada. Eres como alguien que conozco bien.

Yo también lo pensaba cuando te lo dije. Lo que no sé es por qué no te lo comenté antes. Eres valiente. Lo estás siendo. Porque ser valiente consiste precisamente – si es que mi madre tenía razón – en saber que en realidad le tenemos miedo a casi todo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, gracias por estar ahi, por los animos y por todo.

Te quiero un monton

kika... dijo...

ser valiente no es sólo cuestión de verte...

gracias a ti.

;)

Elena Lechuga dijo...

me has hecho pensar. sigo en ello, de hecho.
Un beso

Miguel Ángel Maya dijo...

...Totalmente de acuerdo contigo, sobre todo en la última frase: ser valiente consiste en saber que en realidad le tenemos miedo a casi todo...
...Magistral...
...Te lo dice un cobarde ;-)...

Lilith dijo...

Dice un proverbio (va usted a saber de dónde) que ser valiente es aguantar el miedo cinco minutos más; no tener miedo es ser inconsciente.

kika... dijo...

Elena: no sé si se trataba de pensar, pero sí al menos de considerar que la valentía no es como nos la venden muchas veces...

Migue: no creo yo que seas un cobarde... la valentía, me parece, tiene algo de reflexión previa, de venir llorada de casa, de tomar decisiones sabiendo que por ahí anda el temor tratando de nublar el juicio...

Lilith: efectivamente. Como le decía a Migue, la valentía como yo la veo tiene mucho que ver con pensar más allá del miedo, pero no sin el miedo. Algo así.

besos a los tres (y a la anónima valiente)
K