06 septiembre, 2010

Contraseña


Estoy segura de que lo hizo en un arrebato. Miró todo lo que había creado, y decidió destruirlo. Quizá porque ya no lo percibía como suyo, o porque lo antes visto por el ojo de pez ahora le parecía extraño más que ajeno. Es mierda pretenciosa, pensé, pero no lo dije. No importa porque al fin y al cabo casi todo lo que hay en la red es mierda pretenciosa, y al menos tus imágenes no tienen faltas de ortografía, como las palabras.

Miró la pantalla y se convenció de que su arte no debía estar expuesta a los dientes de sierra de los ojos del mundo plebeyo. Maldito YouTube, dijo, acabaré con esto, dijo, se terminó el expolio de miradas ignorantes. Aniquilan el aura de lo que filmo.

Y, en ese momento, se dio cuenta.

No podía desaparecer de la red.

Había olvidado la contraseña.

4 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Jejejeee... como dicen en mi pueblo, perfe Kika...

Miguel Ángel Maya dijo...

...;-)...
...Incluso me doy por aludido...

kika... dijo...

Elena... jajajajaja...

Migue... no, no iba por ti. Todavía no tenemos muchos (des)hechos reales que contar. Y lo tuyo no es basurilla pretenciosa.

un beso para cada uno,
K

Pablo dijo...

Curiosamente, ¿Sabías que ya hay quién se dedica al negocio de hecer desaparecer a la gente de internet?

Quién lo iba a decir hace unos años---

http://www.salirdeinternet.com/