06 julio, 2010

Un piropo friki, starring La Confidencial

Me parto con La Confidencial. No estuvo por la Empresa dos días y la verdad es que la eché muchísimo de menos. Tiene un talento especial para el piropo friki. Sí, friki. Ni freak ni freaky, porque en castellano no utilizamos estas palabras correctamente, así que prefiero inventarme la grafía y así hago con el término lo que quiera.

Hace unos días conocimos a un chico. No hay demasiados chicos simpáticos en las inmediaciones de la Empresa y este nos pareció bastante majete. Lo sometimos a una observación detenida - pero no lo suficiente como para que se nos agobiara - y finalmente llegamos a ciertas conclusiones acerca de él. Que tiene pinta de ser simpático y educadito. Eso nos venía bien, porque últimamente la buena educación escasea bastante y yo creo que es eso lo que nos distingue de los animalitos.

Se ve que La Confidencial estuvo reflexionando sobre el chico este y sus posibles virtudes, y un par de días después, cuando bajamos a tomar un café, decidió soltar la gran perla piropil que será recordada en los anales de la civilización occidental. Imaginaros.

La Confidencial - Kikita, ¿te acuerdas de chico ese que conocimos el otro día?
Kika - Mmmmmmm... [no podía decir otra cosa, estaba mordiendo un pedazo de tostada de chapata con tomate, como se puede observar La Confidencial y yo nos cuidamos a la hora del café]
LC - La verdad es que opino que era monísimo. Igualito que una hogacita de pan de pueblo.

Ante mi mirada de incredulidad, aclaró:
LC - Pero de pan de pueblo bueno, no te creas.

Casi me atraganto. ¡Era un cumplido buenísimo! No sé si por lo de hogacita, que suena como muy tierno, o porque en un momento dado me pareció que al piropeado la cosa del pan le iba como anillo al dedo. Hombres de España: el pan está de moda. Mejor será que empecéis a poneros en contacto con vuestra miga interior...



La Confidencial es la
Sophie Ellis-Bextor de la Empresa...

No hay comentarios: