14 abril, 2010

¡Trata de aguantártelo, Kika!



He vuelto a constatar que mi vejiga es mucho más pequeña que la del español medio. O que tengo menos tolerancia a la sensación de vejiga llena. Ay, qué asquito. Ahora nos habla de pis, esta chica. Se ve que se le están terminando los temas de conversación...

¡Que no! ¡Que esto es un estudio científico muy serio! Mi capacidad de retención urinaria tiene que estar forzosamente por debajo de la media porque cada vez que voy a una reunión asisto maravillada al hecho de que la gente puede estar horas sentada (y cuando digo horas, digo cinco, por ejemplo) sin moverse ni para ir al baño.

Yo creo que llevan una sonda o pañales. He intentado mirar debajo de la mesa a ver si había un charco bajo las sillas de los mandamases, pero nada. Son inhumanos. Porque yo, sin probar el agua mineral que siempre te ponen y habiendo ido al baño justo antes de empezar, estaba con un riesgo grave de rotura (metafórica) de aguas.

Como alguien lo descubra, estoy vendida. Con darme un poco de agua, mi ausencia de las reuniones está asegurada. Pero la de hoy ha sido un buen entrenamiento...

5 comentarios:

Eve dijo...

Jajajaja, me has recordado a un capítulo de Anatomía de Grey donde una cirujana se ponía pañales para asistir a una operación de horas para que sus jefes la valoraran más, jejejeje.

¡Ánimo cariño, que la vejiga se entrena!

Niuqech Madhatter dijo...

jajajaja, pañales, fijo que son pañalese

Andrín dijo...

¿Y lo a gustito que se queda un@? Si vamos a escribir sobre guarrerías, me pido empezar: ¡pis, caca, pedo culo!

Liedchen dijo...

Jajajajajaja me he reido un monton... Y no sabes como te entiendo...

Un besazo!

kika... dijo...

ay, de verdad, qué mal lo paso...

(besos a todos)
K