06 abril, 2010

Llegar tarde

Hoy estaba autorizada a llegar tarde. Una hora después de lo habitual. Desayunar en el centro café con churros, aunque no pueda tomar churros. Ir a trabajar como quien sale al recreo. Hoy, algo distinto. Me voy a quitar las medias.

Y en ese momento de euforia pre-primaveral, me doy cuenta de dos cosas.

La primera, que primavera significa mañanas heladas bajo la gabardina.

La segunda, que me he dejado la carpeta en la otra oficina y tengo que ir a buscarla.

Soy la leche. Me voy, que llego tarde a mi día de llegar tarde.



...y ahora que elegí

degusté la libertad
y escogí sobrevivir
como forma de pensar
y tus besos
ya no me daban razones de peso...



2 comentarios:

acróbatas dijo...

La primavera significa muchas cosas más, ya verás.
Un beso grande!
Vanessa

kika... dijo...

Vanessa, en Madrid ha desaparecido la primavera...

:(

besos
K