07 febrero, 2010

Pestaña


Me acabo de arrancar una pestaña del párpado superior izquierdo. Mordisqueo con cuidado la raíz.

Sabe a pesadilla. A concentrado de lágrima revenida.

Después, la sujeto entre las yemas de dos dedos. Debería pedir un deseo, pero me ha hecho gracia cómo cruje entre mis dientes y prefiero comérmela.

A veces, me paso el día buscando pretextos.

También para masticar y tragarme los deseos.

(Perdón por la metáfora.)

6 comentarios:

trovador errante dijo...

Ya sabes que tus ojos y los míos se parecen.

Un beso rubia,
Kike

Anónimo dijo...

Oceánicos.
Que invitan a nadar en ellos.
A ahogarse en ellos.

Nares Montero dijo...

Me encantas!

Jara dijo...

Tricotilomanía y tricofagia... cuidado con las metáforas patológicas.

Besos y música,
Jara

NáN dijo...

Y seguro que lo has hecho sin pestañear. ¡Qué tía!

Andrín dijo...

Cuidado con comerse la pestaña,
que se empieza por eso
y se acaba comiendo la legaña. (Letra karnavaleska para Kika)