01 febrero, 2010

Mirar y no entender


Hoy me noto la nariz húmeda, un poco como los perros que pegan el hocico a la puerta del tendedero. No sé si los animales miran a la gente pasar. Quiero decir que claro que miran a la gente ir de un lado para otro mientras tiñen de vaho la hoja de cristal, pero no entienden. Me niego a pensar que un animal de carita líquida tenga conocimiento.

Porque yo miro y no pienso.

Porque a veces miro y no entiendo.

No hay comentarios: