26 enero, 2010

(Más) Colesdebruselas


La atención a la emergencia haitiana se vio interrumpida durante unas horas por un viaje relámpago a Colesdebruselas. Siempre pongo el pie allí, me pregunto qué cuernos hago yo en esa ciudad. Como dice mi sobri Tato, a ti no te gusta ir a Gruselas, Kika. Recordemos que los niños siempre dicen la verdad. No quería estar allí porque aún no tengo demasiado claro para qué quieren que vaya.

Así que siempre llego al bloque de Yeimi y LaKilla diciendo la misma frase:
- De verdad, si no me acogierais aquí, me suicidaría en una habitación de hotel.

A ellos les encanta el momento melodrama, es algo genético y andaluz, supongo.

Yeimi me pone un filete de pescado, cuatro kilos de ensalada, y empezamos a reírnos. Me dan ganas de decirle que yo tengo que odiar esa ciudad, que he hecho de ello una actitud existencial y que las personas como yo no nos apeamos del burro con facilidad. Sin embargo, me estoy empezando a dar cuenta de que me encanta estar allí con él, porque suelo echar de menos nuestros días de cuchitrileros en los que no hacíamos otra cosa que reírnos, y que tengo miedo de que algún día se canse de hacer de anfitrión o que otra persona le ocupe la cama y entonces me tenga que marchar a un hotel del barrio, de su barrio lleno de tiendas de bombones y de antigüedades, y que diga lo de suicidarme y no haya nadie para dejarme exagerar tranquila.

Mientras, cuando El Último Superviviente dice que le gustaría comprarse una casa en Colesdebruselas, yo le digo que es una puñetera ciudad flatulenta, como las verduritas. Que la casa yo me la voy a comprar en Almería.

4 comentarios:

Lara dijo...

pues qué bien me lo pasé yo en Bruselas cuando fui con M (que se sabía los secretos, claro).

pero, por descontado, la casa en Almería.

kika... dijo...

yo es que como voy a currar... pero me está empezando a gustar, Lara, ya te contaré. Lo que pasa es que tengo que mantener lo de Almería, porque por mucho que me guste Colesdebruselas, como el Cabo no hay nada...

besos
magia
y te veo
K

Anónimo dijo...

Completamengte de acuerdo. los colesdebruseleros son una mezcla imposible de la dejadez grecolatina y la estrechez mental y la inflexibilidad germánica.

Lo único bueno de allí es el trabajo que hay en nuestro mundillo, y los bombones. Los europensantes debían haberla trasladado al Mediterráneo...Almería, por ejemplo

Anónimo dijo...

Perdón, que el mensaje inmediatamente anterior lo mandé sin firmar. Soy tu amigo y fan del blog, que te quiere,


Dominique De Villepoint