24 diciembre, 2009

Cuidadito con lo que deseas

Tanto he deseado que termine 2009, que me parece que me he pasado y ahora lo que se va a acabar es el mundo.

La señal inequívoca llegó ayer cuando mi madre me ganó al SingStar Mecano con una impagable interpretación de Hawaii-Bombay. Sólo me queda esta noche y el karaoke familiar de Nochevieja (ver Nochevieja Karaoke) para intentar revertir la deriva de la civilización occidental hacia la autodestrucción.



Como en las buenas películas, la única que se da cuenta de que vamos derechitos hacia la hecatombe soy yo, que paso un kilo de la navidad, por mucho que Lady K me regañe. Lo único que ha conseguido a base de decir que a ella le encanta es que me calle, pero no que me guste más. No soporto lo de los regalos, sólo respondo a los SMS de felicitación de la gente a la que quiero, no deseo feliz navidad por cumplir y no me puedo pasar con el turrón que luego me sube el colesterol...

Soy una Brusgüilis cualquiera, en mitad de la ciudad desierta, conocedora de la profecía del fin del mundo y no demasiado capaz de detener nada. Sólo se me ocurre tratar de ganar al SingStar esta noche y conseguir simplemente que 2009 se las pire sin dar ni una tos.

No estoy para chorradas.

Careful what you wish for, dicen los ingleses. Que tengo mucha fuerza de voluntad y me da pena terminar cargándome el mundo por haberme pasado de frenada.

4 comentarios:

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Totalmente de acuerdo en lo de los mensajes navideños y que acabe 2009. Algo de miedo o angustia: ¿y si 2010 no es cómo esperamos? Un beso, G.

kika... dijo...

yo estoy muerta de miedo...

jamás un año empezó con tantas expectativas...

pero va a ir bien (creo), porque mi mala temporada ya dura dos años.

si fuera un equipo de fútbol estaría en 2ªB...

besos, chico escritor...
K

Queens dijo...

Aunque suba el colesterol te invito a tortera.

besitos

kika... dijo...

TORTERAAAAAAAAAA

MI TESOROOOOOOOOOOOO

besitos!
K