15 noviembre, 2009

El poro


La vida a veces no deja respirar.

Eso me da pena y asco.

De repente, estás boqueando como un pez fuera del agua e ignoras el motivo de la asfixia: en realidad son todos los motivos en uno, o siempre los mismos. Estás metido hasta el cuello y no sabes cómo llegaste a la inmovilidad en la que te encuentras.

Envuelto en film transparente, buscas por la calle, por la red, por donde sea, a alguien que te dé un poco de aire. Yonki de oxígeno, temes la muerte de tu mente, de las ganas, del impulso creativo. La muerte en vida, la vida muerta de no elegir, de lo que se nos echa encima.

De pronto, aparece alguien que perfora lentamente el plástico que te cubre la boca con la punta del dedo índice. Abre un pequeño poro con la uña, milimétrico pero suficiente. Soy yo. Ahora puedes besar, pero con miedo, puedes respirar, aunque muy poco. Apenas lo que entra por el poro. Por mi poro. Es fascinante que a veces se pueda vivir por ese agujerito, como si recordases sin esperarlo la sensibilidad de un miembro amputado. Como si pudieras volver a mover la mano yerta de tu vida actual.

Todo por el poro, todo a través de mí. Todo espiando lo que vivo, negándote la envidia, pidiendo que rasgue despacio la mordaza de insatisfacción. Por mi poro deseas, te excitas, vuelves a ser lo que quieres ser y lo que has decidido que ya no importa.

Quizá lo peor no sea respirar a medias.

Lo peor es que te sirva vivir así.

5 comentarios:

Nares Montero dijo...

No sirve, pero el afán de supervivencia es más fuerte.

Te entiendo. Mucho.

Besos desde mi poro.
N

trovador errante dijo...

Rubia, la claridad nunca falla, es la pieza clave, aunque aparentemente inmóviles.

Te envío muchos bares

david dijo...

Kika respirar a medias nos debe de sirve para darnos cuenta en que parte de la formula fallamos

F = R - E

F = Felicidad = Equilibrio = Serenidad
R = Realidad percibida
E = Expectativas creadas

OTRA OPORTUNIDAD dijo...

Llevas razon, lo peor es eso precisamente, que nos sirva, que nos acostumbremos a ello, que nos limitemos, que no busquemos/necesitemos/ansiemos mas de lo que tal vez si nos merezcamos.

Suerte, al menos ese agujerito te permitira sonreir
:)

besitos

kika... dijo...

Hola a todos...

El que vive a través de un poro de mí es él. Yo nunca podría vivir asfixiada respirando un hilito de lo bueno de la vida de otra persona.

Yo soy la que rasga el plástico, la que abre el poro... y quizá la que abre la Caja de Pandora con tan irresponsable comportamiento...

besos y magia!
K