20 octubre, 2009

Te llamaré Martes

Ha habido un motivo más por el que he actualizado menos de lo habitual últimamente. Se me ha planteado un problema que no me había ocurrido nunca: por las Realidades Paralelas han aparecido personajes nuevos y me costaba mucho bautizarlos. Digo personajes, pero que quede claro que son personas, y ese es el principal problema porque todos tienen sus propias vidas, y algunos ni siquiera saben que existe este blog. Ni que decir tiene que siempre trato de preservar la identidad de quien sale por aquí y le pongo un nombre resultón como el Paseante, el Santo, el Paradito o Sun-Tzu. Otras veces, el apelativo se lo colocan ellos mismos, como la gran hermaníssima, Lady K, Bob Dylan o Queens.

Me complica muchísimo la existencia buscar nombres nuevos que además no permitan una identificación fácil. Hasta que un día estoy hablando con el futuro personaje de las Realidades y se me hace la luz. De pronto, lo veo todo clarísimo y digo entre risas algo así como ¡ya sé cuál será tu nombre!. Invariablemente, el humano en cuestión me mira raro y me dice que ya sé cuál es su nombre, que me lo ha dicho un millón de veces.

Y yo afirmo que no, que ahora se llamará Mandarina, o el Último Superviviente, o No Me Llames Así. Cada uno de los nombres tiene su motivo, me imagino que habrá tiempo para explicarlos.

Nadie sabe lo que me alivia nombrar a las personas. Y a las cosas. Porque ya lo dicen Moncho Otero y Rafa Mora en ese Collage número 3 que musica un poema de Jesús Hilario Tundidor...

... hay que nombrar las cosas,
si no, mueren...


5 comentarios:

Lara dijo...

bienvenidos!

Mar (La vieja sirena) dijo...

Me gusta esa costumbre tuya de renombrar
Un beso :-)

Queens dijo...

Grandes nombres para grandes personas y personajes.

besos

Q

Niuqech Madhatter dijo...

jejeje, eso suena a la historia interminable cuando Bastian tiene que nombrar a la emperatriz infantil

cerillas Garibaldi dijo...

A mí también me ocurre, por las cerillas apareció Suze....
Besos y magia, B.