03 octubre, 2009

Mi politono

Me acuerdo de Marwan unas quince veces al día. No es amor, ni obsesión… es que su Qué pasa es el tono de llamada que tengo puesto en el móvil. Bueno, no me miréis así, que otros tienen a Bisbal. Así que el cantautor no es Mi paracaídas, como su canción, sino que es… mi politono.

Hacía más o menos un siglo que no iba a ver a Maru en directo. Desde hace mucho es casi imposible encontrar una entrada para Libertad 8, porque se venden enseguida. Y de reservar mesa en Galileo Galilei, ya ni hablamos. He llegado a presenciar que estuvieran casi todas cogidas apenas dos horas después de abrirse el plazo. Pero no contaba yo con la determinación de Queens, que tiene una voluntad de hierro y una paciencia a prueba de bombas. Llamó la primera una semana antes y consiguió sitio para los habituales de los conciertos del cantautor hispano-palestino. María P y R. no se lo pierden nunca, igual que Queens, Lady K, Nares y yo. Además, teníamos nuevos asistentes, entre los que se contaba Q. A Q. siempre lo lío para este tipo de cosas. Anda, vente a verle, que te va a gustar. Y suelo acertar, lo que me pone la sonrisa esa que me gusta modelo como queríamos demostrar.

Llegué a la sala y la cola casi daba la vuelta a la manzana. Me sorprendió que con crisis y todo, con las entradas a diez euros (que tampoco son baratas) y siendo miércoles hubiera tanta gente. Pues ya verás cuando entres, me decía Lady K desde dentro de la Galileo. Tenía razón. Era impresionante. Todo completo, arriba y abajo, gente en los pasillos y al lado de la barra. Se respiraba un ambiente festivo de lo más divertido: allí estaba el tout Madrid cantautoril, como digo yo. Impresionante. Tendrás reserva, ¿no?, me dice Domingo, el jefe de sala, mientras le estampo dos sonoros besos.

No habíamos visto nada. Creo que no miento si digo que fue el mejor concierto de Marwan al que he asistido nunca. Al principio pensé que la iluminación era muy rara, pero enseguida recordé que a él le gusta ver al público. Salió acompañado por Diego Cantero, ahora Funambulista, que sigue presentando las canciones del que será su segundo disco. El Funambulista es uno de los cantautores favoritos de Marwan, que cantó con él Ya verás.

Después apareció la banda, con Miki Ramírez (Mr. Kilombo) a la guitarra, Paul Larnaudie el bajo y Miquel Ferrer a la batería. Comenzaron con una contundente Para siempre, que fue coreada por el público, que incluso rompía a aplaudir en mitad de las canciones: Mi paracaídas, El chándal, Palabra por palabra y El próximo verano se alternaron con verdaderos monólogos cómicos del cantautor, ahora también columnista del Diario de Almería. Estaba contento, y se notaba. Enseguida empezó a multiplicar la energía para terminar en una verdadera fiesta en la que también participaron Rash y Miki Ramírez. Sólo eché de menos Gigante.

Más de dos horas después, todos estábamos cansados como si hubiéramos sido nosotros los que estuvimos sobre el escenario. En cierto modo, fue así.

El mejor concierto de Marwan al que hemos asistido. Y esto no va a hacer más que crecer.

4 comentarios:

Queens dijo...

Un gran concierto!!! Esperamos ver muchos más como este.
Bs

Q

kika... dijo...

Pudimos estar allí gracias a ti!

besos
K

Liedchen dijo...

Me encanta leer este tipo de cosas, "como si hubiéramos sido nosotros los que estuvimos sobre el escenario. En cierto modo, fue así".. buf (me da una envidia brutal estar tan lejos)

Q grande es... Siempre se guarda Gigante...

Un beso

Azuky dijo...

Tuve la suerte de verlo cuatro días antes en Las Palmas. Nunca nos defrauda.

Me hubiese encantado estar en la Sala Galileo, sólo cuatro días después.

Un beso.