08 octubre, 2009

Diluvio

No es buena idea salir a la calle cuando parece que están rodando una escena de cine en las que llueve con manguera. Cuando lo veo en pantalla siempre pienso que es imposible. Pero ocurre.

No sirve de nada llevar paraguas porque el viento lo dobla. Cualquier zapato cala porque el suelo es un charco. Las alcantarillas regurgitan reflujos de grasa y cartón. No debí haber salido es lo único que puede pensarse con una cierta seguridad de conclusión. Nos damos cuenta de lo lejos que están los sitios. De lo frías que están las gotas.

Ha llegado el otoño. Me golpea con una toalla mojada para no dejar marcas.

Trato de teclear en silencio, de que lo escrito no haga rebrotar la baja presión sanguínea. Intento no teclear, pero el me vence el hobby solitario.

Diluvia.

...ya lo sé
me conocías ya muy bien
pero yo ya no sé quién eres tú..
Avión en picado, Rebeca Jiménez



3 comentarios:

palabras a tiempo dijo...

A mi no me gusta nada la lluvia...y si, tienes razon, sea cual sea el zapato que lleve, siempre acabo con los pies mojados, con los calcetines calados, con el corazón tocado.
Un beso!

Niuqech Madhatter dijo...

grande Rebequita Jiménez¡¡¡

kika... dijo...

palabras a tiempo... me ha encantado tu blog... gracias por tus palabras...

niuqech... el disco de Rebe es una maravilla... será una de mis "pistas" musicales de la temporada...

besos y magia,
K