04 septiembre, 2009

Esperando la venganza de las bolsas de plástico

... cuidado con este enemigo
plástico nuclear
que tiene como aliado
al papel albal...
Plásticos, Kiko Tovar


Algunas grandes superficies han decidido retirar de sus cajas las bolsas de plástico. Según ellos, son bolsas-caca, malignas para el medio ambiente, de esas que producen terribles entuertos a las gaviotas de los vertederos. Pues bien, estoy indignada. Porque con la decisión esta me van a obligar a reutilizar menos y a comprar un producto que jamás he adquirido.

Me explico. En mi casa siempre hemos reutilizado las bolsas de plástico. Tenemos una especie de cacharro de tela con forma de tubo donde cada vez que hacemos la compra, ponemos las bolsas muy bien dobladitas para encontrarlas fácilmente después. Ellas son felices, porque el tubo es un apartamento mullido donde viven esperando su resurrección.

Una segunda vida en la que pueden terminar transportando materiales para hacer sombreros, o llevando un regalo a un cumpleaños, o la merienda a mi curro. O haciendo de bolsa de basura, un verdadero papel estelar. Nunca compro las bolsas esas perfumadas, ni las modernas con una cintita que sirve para encerrar los desperdicios. Cojo una bolsa del súper, pongo dentro la basura y ato las dos asas. Tranquilamente.

¿Y ahora qué voy a hacer cuando se me terminen las reservas? Me niego a comprar sacos de basura estandarizados. Por lo que sé, tienen que contaminar lo mismo que las bolsas de los establecimientos comerciales...

Estoy indignada. Nunca más veré a Lichis llegar a un concierto con los cables de la guitarra metidos en una bolsa del Carrefour. Con lo que me gustaba ese detalle. Me declaro en rebeldía.

Compraré donde me regalen las bolsas. Porque yo las reutilizo. Porque para llevar la compra del mes a casa necesitaría por lo menos veinte bolsas reciclables de esas. Llevaré la basura a puñados y la tiraré a la puerta de esos hípers supuestamente ecológicos que no soportarían ni la más mínima auditoría medioambiental. Y esperaré la venganza de las bolsas de plástico, que un día se alzarán y terminarán por fin con las espantosas bolsas de basura.

Los hipermercados han confesado que con esta medida se ahorrarán cinco millones de euros al año. Pero a nosotros no nos bajan los precios. Ni reducirán el embalaje absurdo de muchos de sus productos, como por ejemplo las barquetas de plástico en las que se colocan los perecederos. Llevo años pidiendo que no me envuelvan tanto el jamón o las sardinas, y no hay manera.

5 comentarios:

isragamba dijo...

Uhmmm interesante teoría, pero no estoy del todo de acuerdo. Ya lo discutiremos en persona. Un beso!

Eve dijo...

Yo tampoco estoy del todo de acuerdo contigo.
Dejando a parte tu maravilloso cacharro tubo donde las bolsas son felices, el resto son utilizadas una o dos veces y se acabó su vida útil. Al final acaban en por ahí en el campo tiradas o en los ríos y playas donde tardan unos 400 años en descomponerse... así que la decisión de los hipermercados no me parece tan mal, aunque todos sepamos que lo hacen fundamentalmente por ahorrarse pasta, pero es una buena idea.

kika... dijo...

Hola chicos!

Es indudable que las bolsas de plástico contaminan. No pretendo decir que no lo hagan. Sólo digo que todas las bolsas, incluyendo esas negras de basura que ahora tendré que usar, lo hacen de la misma manera. Es curioso que Carrefour no proponga dar bolsas fotodegradables, ni hechas con fécula de patata, ni de papel reciclado. De hecho, si quieres y tienes dinero para pagarlas (5 céntimos cada una) te dan todas las bolsas de plástico normales que desees para seguir llenándolo todo de cochinería.

En fin, que creo que estamos todos de acuerdo. Las bolsas contaminan, pero os aseguro que a las empresas eso no les importa en absoluto. Solamente quieren ahorrar. A costa de emplear nuestra mala conciencia.

Besos!
K

Eve dijo...

En eso sí que estoy totalmente de acuerdo contigo.

Mar (La vieja sirena) dijo...

Tú lo has dicho, Kika, a ellos no les importa lo de reciclar, solamente piensan en lo que se ahorran. Es cierto que las bolsas contaminan, pero no proponen alternativas no contaminantes, que es lo que tienen que hacer, yo también uso las bolsas de los supermercados para la basura y si ahora tengo que comprar bolsas que también son de plástico ¿No son lo mismo? ¿No contaminan igual?
Un beso