02 agosto, 2009

Ahora quiero tu sangre

Ahora quiero tu sangre. Lo siento. No debería, pero me arrepiento de pedirla, aunque me relamo en cuanto pienso en el venoso líquido chorreando entre mis manos. No deseo que sea un trabajo limpio. Claro que no quiero mancharme. Exactamente igual que tú cuando buscabas una mala reacción mía, un pequeño fin del mundo en el que yo gritara y tú pusieras de manifiesto lo inteligente que eres.

Ya me dicen que en tus pecados llevas la penitencia. Que no es poca. Que desde que me perdiste estás en números rojos emocionales. Pero yo no creo en pecados, ni en penitencia, ni siquiera creía en la venganza hasta que todo ocurrió. No me comprendo, no me conozco, incluso espero que esto se me pase pronto. Sé que si tuviera que hacer algo, que si de mí dependieras, me temblaría la mano.

El dolor engendra más dolor. El rencor hace lo mismo.

Algo dentro de mí sigue pidiendo tu sangre.

No quiero ser peor persona.


5 comentarios:

Edu dijo...

El dolor, es coyuntural al ser humano y engendra mas dolor, solo cuando el no se subsana. El amor, empieza en el placer y puede acabar en su antitesis. Solo la pasion cura.
Un Saludo.

Nares Montero dijo...

Nena esto parece "Crepúsculo" y a este paso tú y y acabaremos por ser un par de vampiras del mismo clan. Jaja!

O me lo tomo con humor o...

Bs.
N.

La hermaníssima dijo...

Si quieres su cabeza en bandeja de plata te la traeremos, aunque tengamos que hacer planes de vuelo alternativos y ponerle bien de toneladas de queroseno al 737-800...
Ya va quedando menos para vernos hermanita...

Eva dijo...

Temazo.

;)

kika... dijo...

Edu... creo que las ganas de venganza son buena señal. Cuando tratamos de superar a alguien a quien hemos querido mucho, pero que nos ha hecho mucho daño, pasamos primero por una fase de inoperancia causada por el amor. Pero el propio amor nos impide movernos. Nos quedamos esperando como si nos necesitaran. Hasta que un día surgen las ganas de venganza. En ese momento se cobra conciencia del dolor, se gestiona (como se puede, es cierto) y posteriormente, si todo va bien, se supera y nos vamos con la música a otra parte y sin venganza, claro.

Nares... lo has pillado perfectamente. Tenía mucho de rollo "crepusculero", que vi el tráiler el otro día y me quedé con la copla...

Hermaníssima... ya sabes que he decidido que en bandeja de plata no. Que mejor en una bolsa de esas que se usan para potar. Yo pago el queroseno. Vete avisando al Irlandés...

Eva... Pearl Jam son de mis favoritos: y que tú, que siempre me traes grandes canciones, me digas que es un temazo... vale doble...

besos y magia,
K