09 julio, 2009

Lo malo de hacer planes

Me encuentro en un momento de incertidumbre vital elevada a la enésima potencia. Tras aprobar la oposición, tenía muy claro qué era lo que venía después. Hasta el orden en el que iba a hacerlo, porque un buen puesto en el escalafón te asegura poder elegir por delante de los demás y te da la tranquilidad que comporta saber que casi cualquier cosa es posible.

Al menos lo profesional estaba bien atado. Lo profesional, porque mi vida personal ha descarrilado de manera constante estos últimos seis meses. Mantener el equilibrio ha sido una labor casi imposible, porque cuando pensaba que algo era de una manera, la tierra se me movía bajo los pies y todo se daba la vuelta. O se me movía o me la movía yo, de manera involuntaria, pero ocurría.

La tregua de mi vida personal me vendría en bandeja con la organización de lo profesional. Este mes iba a estar en la playa, hablando portugués como una loca, conociendo mundo y a once mil kilómetros de aquí, por lo menos. Y aunque la distancia no sea el olvido, tener el Océano Atlántico como separación física me servía. Me servía muy bien.

Hasta que dejó de servir. Hasta que todos los planes salieron mal. Me decía mi médico que no lo viera así, que las cosas ocurren por algo, y que no era que él creyera en el destino, pero que bueno, que así va la vida. Yo le contesté que esa explicación es muy buena porque realmente sirve para quien crea en lo inevitable y para el que no crea, pues también.

Tengo que pensar en para qué sirve esto en realidad. Creo que me está sirviendo para darme cuenta de lo que queda pendiente en mi vida, y para saber que me queda mucho por hacer antes de alcanzar una tregua que, no es por nada, estoy empezando a merecerme.


Baby, I'm a renegade like you
Baby, I'm searching too
Been around the world
Now I'm running back to you...
Renegade, ATB feat. Heather Nova




6 comentarios:

trovador errante dijo...

Y ahí vamos aprendiendo rubia, ahí vamos...dejaté de teorías y planes. Hay que mamarlo, que decía un compa.

Utiliza tu poder y tendrás esa tregua,lo verás.

Besos blancos

ETDN dijo...

Ay, la vida, esa mala puta que se encarga de desbaratar los planes (o en versión de Quique González: la suerte es una ramera de primera calidad).

Sé que no es comparable a una playa brasileña (nada comparable, vamos) pero me hará ilusión que estés el sábado y que celebremos el libro.

Cuidate. Me apetece mucho verte y compartir emociones,

bss

Anónimo dijo...

Claro que te mereces una tregua, aunque sé que no te gusta estar alejada de los combates demasiado tiempo :-)

Mucha suerte mañana con la presentación y espero que tu estómago firma la paz contigo.

Besos desde el lago

Q

mariona dijo...

...kikilla...
todos los besos hasta mañana, que te doy otros, las cintas, el dvd, los ánimos, el perfume, el abrazo y un cachito de la energía que te olvidaste el otro día encima de la mesa de mi casa. Verás qué bien, valiente. Porque tú lo eres.

Nares Montero dijo...

Muack!

Tregua, si.

kika... dijo...

trovador... no es tan fácil, ya te digo, no es tan fácil (creo)...

ETDN... tengo miles de ganas de verte mañana... apovechando mi nueva talla, me he comprado un vestido y todo! yupi yupi yupi! aunque sea tomando sorbitos de cocacola (de vino, nada de nada)

Q... soy la princesa de las trincheras, pero creo que de esta voy a aprender (o no)... gracias por escribir desde tu veraniego exilio...

Mariona... te quiero. punto. no. te quiero más. "por ende" (je je je) te quiero MOGOLLÓN...

Nares... claro, tregua...

besos y magia a todos!
K