08 julio, 2009

Funeral musical

No he tenido tiempo más que de ver los últimos veinte minutos del funeral de Michael Jackson. Como dice mi madre, los anglosajones tienen el tema de la muerte mucho mejor comprendido que la cultura latina. Sus cementerios parecen jardines: no sé si dan menos miedo pero son bastante menos horteras. Saben organizar eventos llamados memorial services, que tienen muy poco que ver con el responso que te echan en España en el crematorio del cementerio de La Almudena, que no sé si alguien ha tenido el dudoso placer de presenciarlo, pero hay pocas cosas más deprimentes. Los americanos hacen una reunión doméstica tras los entierros, donde invitan a los allegados y por lo menos hacen algo menos tétrico que estar en un velatorio saludando a todo el mundo hasta caer extenuado.

Mi madre y yo estamos de acuerdo en que ha quedado la mar de bonito, al menos la parte del homenaje que hemos visto. A mí me daba mal rollito lo del cuerpo presente, pero por lo demás, me gustaba hasta el sombrero de LaToya. Y también opinamos que como el memorial (es que sigo sin ver que a algo así se le pueda llamar funeral) de Lady Di, ninguno. Somos más de la contención británica, se ve. Y a mi madre le gusta Elton John, que tiene un disco suyo y todo.


Ella decía que lo que más le había gustado del acontecimiento era la música. A mí también. Siempre he dicho que si la palmo, quiero que mi entierro, de ocurrir, sea como el mejor que he conocido. Mejor que el de Michael Jackson y el de Lady Di: el de Espartaco Santoni.

Jamás olvidaré el momento en el que detrás de la comitiva apareció un nutrido mariachi, cantando aquello de con dineeeeeero y sin dinero/hago siempre lo que quieroooouuuu/y mi palabra es la leeeeeeeeeey...

Así que se lo he dicho a mi madre. Que quedaba encargada de contratar la actuación musical. Ella me ha contestado:
- Sí, pero a ti lo del mariachi no te pega nada. A ti te quedarían mucho mejor... ¡Los Chunguitos!
- Pues ahí te equivocas, yo siempre he sido mucho más de Los Chichos. Imagínate: Libre, libre quiero ser, quiero seeeer quiero ser libreeeeeee...

Mi madre me mira estupefacta.

- Sólo pienso aceptar que vengan Los Chunguitos si cantan esta, mamá...



4 comentarios:

trovador errante dijo...

Rubia, me encanta dame veneno que quiero morir...por mi barrio toda esa música arrasa...son mis raíces...y las quiero...llevo eso dentro...tan real como el barrio...como los gitanos...

Yo en mi funeral quiero alegría, ropa de colores y mis amigos muy ebrios y brindando por este cabrón...otra cosa es imposible.

Besos venenosos...si te aconvenzo...;-)

P.d.: me alegra verte escribiendo, y tu consecuencia que recuerdo con todo eso.

kika... dijo...

pues yo he decidido que quiero a los mariachis. ándale!

besos
K

Henar dijo...

Kikita, ¡qué peligro! Leí tu post el otro día y hoy, de pronto, la cancioncita ha salido al asalto de mi cabeza... ¡¡¡libre libre, quiero ser, quiero seeeer, quiero ser libre!!! Y así toda la mañana. Se la he pegado a mis compis de trabajo. Tranquila, no he citado fuentes :D

¡Besos!

kika... dijo...

es que tu imagínate mi funeral con la cancioncita:

libre, libre, quiero seeeeer...

yo llevo toda la semana con "dame veneno que quiero morir", lo que tiene guasa, dado mi estado!

besos
K