29 junio, 2009

madrid y tú


los edificios se debaten

entre besar el suelo a oscuras

o retirarnos el saludo.


a nosotros:


los amantes patrocinados

por el departamento de parques y jardines.


la pareja unida por los objetos perdidos.


madrid está en minúsculas,

como a mí me gusta:

con los tejados al azar,

calles de belén incierto.


un infartado a la espera de su electroshock.


tiendas cerradas a la hora de comer,

colas soviéticas ante las discotecas

a las tres de la madrugada.


esta ciudad insiste en soplarme

tus cenizas en la cara,

en fumar por la ventana de la oficina,

en tener tan apretados entre las manos

los números de los portales.


sólo aquí ocurres tú

en este desorden

sobrecogido por su propio orden.


(he terminado Canciones por encargo,

este es uno de sus últimos poemas)




3 comentarios:

Nares Montero dijo...

Ya te lo dije cuando me la leiste por tlf con esa voz que guardas en un camafeo prendido al pecho (Hermandad nació de este poema y de tu voz al tlf), me encanta.

No llegué al Loewe, pero lo presentaré a otro. Ya te contaré.

Espero que estés mejor.
Mucho mejor.

Muchos besos.
N.

NáN dijo...

Más bello el libro que tú tan delgada con los ojos como lavados de perdidos que estaban (y la competencia, te lo aseguro, fue difícil).

kika... dijo...

nares... me encanta lo de la voz de camafeo... miss sarajevo vino de su última guerra y ¿sabes lo que me trajo?... ¡pues un camafeo! La joya que más me pega, o eso dice ella...

;)

nán... me encantó encontrarte. Tengo la sensación de que siempre te encuentro justo cuando lo necesito. Y eso me llena de paz.

besos y magia,
K