04 junio, 2009

La importancia de caerse bien a uno mismo

Una vez hubo alguien que me acusó de confundir la vida y la literatura. No me ofendió, porque yo no tengo confusión alguna. Lo que cuento aquí, en general, no tiene nada que ver con la literatura, y sí con la vida, aun cuando es necesario hacer algunas modificaciones porque no voy pidiéndole a la gente que me firme un descargo y entiendo que todo el mundo tiene derecho a su intimidad.


Por lo tanto, quienes aparecen en las realidades paralelas son personas, y no personajes. Yo trato de pintarles más o menos como yo les veo, que puede coincidir (o no) con su manera de ser. Hay una Lady K, una Queens, una Henar, una hermaníssima, un Lobo, una Nares, un Yeimi y un Paseante. Veo casi todos los días al Hombre Perfecto, y tengo a un Q. en mi vida. Conozco al Paradito más paradito. Y al Malo de Orcasitas, que de malo no tiene un pelo.


Vamos, que no soy como el protagonista de Una mente maravillosa.


Uno de los fenómenos más divertidos es el momento en el que algunas de estas personas (de personajes, nada) se encuentran con reflejo en este blog. Supongo que a todos les pasa como cuando nos vemos en las fotos, que siempre pensamos que los demás están de lo más guapos y nosotros salimos fatal.


La hermaníssima me explicó por qué pasa eso. Por lo visto, los seres humanos estamos acostumbrados a vernos en el espejo. No nos vemos como nos ve el resto del mundo, sino una imagen especular de nosotros mismos. En definitiva, lo que vemos no es lo que ven. Las realidades paralelas, supongo.



Hace un tiempo, el Chinito se encontró consigo mismo en el blog. En su descargo diré que todavía el Chinito había salido muy poco por aquí.


- Oye, Kika, tienes un personaje en tus realidades paralelas que mola mucho. Se llama el Chinito… y creo que se parece a mí…


Yo, de piedra.


- Me gusta mucho, se le ve que es un tío majo. Me cae muy bien. Y me gusta su nombre… ¡se llama como me llaman mis amigos! ¡Chinito!

- Mi querido animalito chinitil… ¡es que el Chinito eres tú!

- Bueno, Kika… ¡está genial esto de caerse bien a uno mismo!


Menudo personaje, este Chinito. Y lo digo sin el menor atisbo de confusión entre vida y literatura. Aunque tampoco creo que, al menos para mí, sean dos cosas tan diferentes.


6 comentarios:

Marian dijo...

Personas, personajes, espejos...

Realidades paralelas, sí.

Y besos para ti!

kika... dijo...

pues sí. me imagino que todos nos volvemos un poco personajes cuando nos escriben, pero a mí nunca se me olvida que son/sois/somos personas.

besos y magia, BellaMarian,
K

damián dijo...

jaja me dieron ganas de conocer al chinito jejejejeje

que capo!

Esther dijo...

Bueno guapa, si que está bien eso de caerse bien a uno mismo y está aun mejor que quien te lea se identifique y le guste lo que lee. A mí me paso al contrario ya sabes... jejeje... pero bueno no siempre se escribe de lo bueno y menos alguien q realmente como tú escribe sobre la vida... Muak

Esther (nunca el tiempo es perdido...)

Liedchen dijo...

"Ojalá un día te mires y veas lo que ven mis ojos!" suele decir un amigo mío, a veces también "persona" (q no personaje) en mis desvaríos.

Un beso

carmen

kika... dijo...

damián... creo que si le conocieras, te llevarías bien. este chinito es material literario (y personal) de primera calidad)...

esther... lo que dices es verdad. a veces ocurre que quien se ve no se gusta, o quiere que lo cambies, e incluso te lo pide. en ese caso, lo mejor es hacer lo que hiciste, o decirle que cuando nos vemos en el espejo nos deberíamos reconocer mejor que en las fotos. o eso dice la hermaníssima. y ellos nunca saben que nosotras nos miramos al espejo todos los días y que somos más duras con nosotras mismas que con cualquier otra persona...

liedchen... muy grande esa frase... (y muy bonitos tus desvaríos)...

besos y magia a los tres!
K