18 junio, 2009

El triunfo del día

Hoy, por primera vez en mi vida, la enfermera de los análisis ha sido más lista que mi cuerpo y no me he mareado.

Me voy a dejar el esparadrapo y el algodón pegados en el brazo todo el día como señal del triunfo.

Hay días en los que levantarse de la cama, sólo eso, es el verdadero triunfo.




6 comentarios:

La hermaníssima dijo...

Campeona!!!!!!!!!!!!!
Ves como hay veces que las cosas sorprendentemente se salen de lo habitual?
Un beso antes de comenzar compras locas en ORK

Anónimo dijo...

Levantarse cada día es un pequeño paso hacia la superación de todo.

No te rindas.

Queens dijo...

Mejorate,
un beso

Q

Mar (La vieja sirena) dijo...

Valienteeeeee :)
Muaaaks

Marian dijo...

Guapaaaaaa y valiente, claro que si!!

besos

NáN dijo...

Dentro de poco, aguantarás algunos navajazos de la vida sin parpadear.

¡Bravo!