11 junio, 2009

Colesdebruselas

Estos días no he escrito nada porque he estado de viaje por Colesdebruselas. Ya, ya me imagino a la concurrencia diciendo que eso no es excusa, que Colesdebruselas no es el páramo almeriense o el desierto del Gobi, y que allí hay internet. Es verdad. Pero no me llevé el ordenador y además el wifi costaba 18 euros diarios en el hotel supuestamente de lujillo. Lo mío era viajar más o menos en plan low cost, así que nada, no pagué. Tampoco habría tenido tiempo, porque me he dedicado a visitar las instituciones europeas y me han tenido cuatro días como geisha por arrozal, que casi no he podido ni llamar a mi madre, vergüenza debería darme.

Las actividades en Colesdebruselas han sido más o menos las siguientes:

7:00 - Suena la infame música de la alarma-despertador de mi móvil.
Nota mental: a ver si algún día aprendo a cambiarla, más que nada por no despertarme infartada cada vez que la pongo.

7:10 - Ducha.
Nota mental: aprender a utilizar los grifos con selector raruno de temperatura para no tener que cantar El Barbero de Sevilla con el fin de soportar el agua helada.

7:40 - Desayuno buffet
Nota mental: si no desayuno en mi casa, ¿por qué cuernos me pongo morada en los hoteles? ¡Pues porque ya lo he pagado! Y si lo pago, entonces me como los huevos revueltos aunque me den asco, el beicon aunque tenga diez kilos de triglicéridos y los cereales aunque sepan a alpiste.

8:10 - Salida del hotel y caminata hacia las instituciones europeas.
Nota mental: ¿por qué cuernos no cogemos un taxi?

9:00 - Llegada a la sala de conferencias y primera conferencia del día.
Nota mental: Nos van a decir algo interesante, ¿verdad?

10:30 - Coffee break.
Nota mental: el café es venenoso. No contentos con tratar de matarnos de aburrimiento, tratan de asesinarnos mediante la ingesta de este horrible líquido.

11:10 - Segunda chapa del día.
Nota mental: Pues eso.

12:00 - Tercera conferencia del día.
Nota mental: y así sucesivamente...

Por lo demás, he hecho lo que se espera de una visita a Colesdebruselas: he comprado bombones y he visto una estatua chiquitita de un niño meón.

Más o menos ha sido eso. O no.

Espero contarlo mañana.

5 comentarios:

trovador errante dijo...

"Como geisha por arrozal"...me reí un rato con eso, pensando en las familiares "como puta por rastrojo" o "como cagallón por acequia"...

Un beso

Anónimo dijo...

Te echábamos de menos, dear.
Welcome back.

Lobo

kika... dijo...

trovador... yo siempre decía "como puta por rastrojo", pero fue el Chinito el que me recomendó esa otra descacharrante expresión... ahora, la de la acequia no la había oído en mi vida...

;)

Lobo... he vuelto... no está nada mal esto de volver...

besos y magia,
K

Anónimo dijo...

Yo no lo podría haber dicho mejor. Todo está ahí, hasta el café apestoso y las chapas en el chapódromo.

Pero la Grand Place iluminada me sigue encantando y me reconcilia con esa ciudad gris a la que llamas Colesdebruselas.

Al final no comiste frites, te lo perdono, porque tu plan tampoco era malo :-)

Besos

Q

kika... dijo...

si mi plan no era plan... te esperé en el hall del hotel y no bajabas... (y no bajabas y no bajabas...)

eres el mejor guía bruselita!!!!!!!!


besos
K