10 mayo, 2009

La palabra en la pintada

A mí me gusta mucho hacer fotos. De hecho, me acabo de comprar mi primera cámara réflex, que en el fondo no creo que ayude a que mi talento mejore pero sí que sirve para parecer una fotógrafa algo más seria. Es un tema raro, este de la fotografía. Si la cámara es grande, te puedes esconder detrás y la gente como que te respeta más. El tamaño importa, al menos en este caso.


En el blog se ha visto que hay dos cosas que me encanta fotografiar. Reflejos y graffitis. No puedo resistirme a las imágenes deformadas en espejos, pulidas barras de bar, escaparates o charcos (por ejemplo aquí, aquí o aquí). Normalmente la reflejada soy yo: esa serie de fotografías me ayuda a ver lo que soy. Y además, acompañan bien los poemas.


No hay calle por la que no pase en la que no tenga ganas de fotografiar una pintada. Es verdad lo que dice mi madre: Madrid está hecha una pena, llenita de pintadas que muchas veces dan una impresión de fealdad y descuido. Pero en otras ocasiones dicen cosas interesantes (como aquí), o son realmente bonitas (como esta).


El otro día iba caminando por un pueblo de la sierra con Lady K y mis sobris Tato y LuLi. De repente, vi un graffiti que me pareció interesante. Les dije que me esperaran y me fui directa a sacarle una foto, rebuscando en el bolso para tratar de encontrar la cámara. Pero no debían parecer así de nobles mis intenciones, porque Tato le dijo a Lady K, tan tranquilo:


- Yo sé lo que va a hacer Kika ahora. Sacará un spray nuevo del bolso y le escribirá algo debajo.


Este niño siempre me deja a cuadros. No sé si decía que contestaría a la pintada porque considera que:

a) siempre estoy escribiendo algo

b) siempre tengo el impulso irrefrenable de responder a lo que se me dice

c) cree que me he metido en el mundo de los grafiteros

d) todas las anteriores


Yo, simplemente, saqué la foto y aquí la dejo.



Y mientras, pienso… los niños de diez años son la leche.


6 comentarios:

cerillas Garibaldi dijo...

La pintada es la Palabra de nuestros días...

Besos,Bob

txilibrin dijo...

¿Cámara réflex? ¿Cuál???
Aquí una no obsesa de las cámaras...

Y sí, los niños son la leche, a saber qué pensarán de cada adulto que ven, jajajaaa

Microalgo dijo...

Uh.

Si yo le contara...

Pablo dijo...

Kika !!!

que cerca y que lejos ayer!!!

que tal el bazooka de confetti?

siempre he querido disparar uno


jaja

un abrazo!!

Anónimo dijo...

Querida Kika,

Resulta que tenemos obsesiones parecidas: los reflejos, las pintadas y los grafittis (no los taggers, odio los taggers). Una buena cámara abre un mundo nuevo, pero sólo si sabes mirar, y de eso no tengo ninguna duda.

Un beso

Q

kika... dijo...

bob... es verdad...

una cámara muy sencillita, txili, la nikon d40, que dicen que es la réflex más facilita... (de momento me lo estoy pasando de muerte con ella aunque en realidad no tenga ni idea)... ya te consultaré cosas "tésnicas"...

microalgo... ¿bajo esa cara de buenahente hay un graffitero? lo digo porque eso de "si yo le contara" ha quedado como muy pre-delincuentil...

pablo... qué difícil era aquello! pero al final lo logramos!!! se vio bonito desde abajo?????

Q... me quedo muerta! también los reflejos? también las pintadas?

(seguiré mirando)


besos a todos!
K