14 abril, 2009

Tres eran tres

Número cabalístico, el tres. Las cosas en la vida tienen tendencia a suceder tres veces, por mucho que pensemos que el dos es el número predominante. Yo le echo la culpa de eso a los americanos, con tanto cartero que llama dos veces y mandangas similares. El tres es mucho más humano y orgánico.


Aparte de que la hermaníssima dice que las canciones buenas de los discos siempre ocupan el tercer lugar en el orden de reproducción.


Así que los cuatros tenían que ser treses, y en el recital de ayer del Festival Acróbatas faltó Felipe Benítez Reyes. No me importó lo más mínimo. El día había sido tan fantástico que estaba estresada de tanta felicidad. ¿Se puede estar así?


Se puede.


Además tenía en mis manos un montón de entradas que distribuir, personas que sentar, una mesa enorme en la que se mezclaban la Dra. Marta, que ha vuelto por los fueros concierteros, una parte de la tripulación del taller literario, humanistas de honor, participantes en otros recitales del festival, letraheridos compañeros de trabajo (y sin embargo, amigos)… y mi madre. Mi madre, o mi madre, o hasta mi madre. No lo sé porque no me llegaba el vestido al cuerpo. Qué nervios. Lara Moreno, Paco Cifuentes y Carlos Chaouen.


¿Ha venido Chaouen? Sí, ha venido.


Pluriempleo de saludos: el primero, para Vanesa, artífice del evento. Alguien que cree en la música y la poesía, que conoce bien las acrobacias que hay que hacer para darlas a conocer. Experta en mezclar talentos: las voces de Lara, Chaouen y Paco cantando juntas con suficiente espacio para tener entidad por sí mismas sin olvidar la cohesión necesaria para que el público comprenda.


Lara Moreno, sentada en su silla, busca al diablo entre la maleza. Le da al amor entidad planetaria, como al cambio climático. Demuestra todo sin tener que desdecirse de nada. Eso es lo que me gusta de Lara, entre otras muchas cosas. La capacidad de ponerte la realidad delante de la boca y decirte que bebas, hala, un sorbo detrás de otro. Te lo bebes, claro.


Al principio, el público parecía temer el aplauso. Pero yo grito cuando ella recita ese trayecto en el autobús 53.


Paco Cifuentes con sus puertas abiertas y sus enredaderas de menta. Dice que está nervioso y empieza con Platos rotos. Bocas abiertas entre el público. No, si ya lo sabía yo. Vivir la vida aparte, en punto y aparte, sin apartar la voz. La voz fotográfica, digna del mejor collage.


Carlos Chaouen, acaricia la guitarra con manos sólo supuestamente ausentes. Estalla con El loco de la noche, se desata, parece cantar como si no estuviera. Sin embargo, está. Casi monstruosamente. Dice no es verdad que te quiera por lo mucho que te sé. No hay otra forma de afirmar que sólo el amor es presencia.


El gran final es una Vestida de domingo que comienza con la poesía de Lara y se funde en las voces de Chaouen y Cifuentes, junto con una Amapola que nos deja con ganas de todo.


Después de un día de feliz estrés que escapa del borde de las lágrimas, no está nada mal.



Seguiremos haciendo acrobacias con...


Nares Montero

Javier Cánaves

Manuel López Azorín

(poesía)


y


Andrés Suárez

Luis Ramiro

Rafa Pons

(música)


Galileo Galilei

jueves 16

21:30h


6 comentarios:

ETDN dijo...

Al borde de las lágrimas, yo también, con tu crónica. Auténtica y emocionante. Fiel a mi propia vivencia, que fue nueva y feliz.

Feliz de tu felicidad. Definitivamente, se contagia.

Me encantó el mini-baile en la columna. Lo que no se cuenta es siempre lo mejor.

Gracias por tu magia, tus ganas y tu alegría contagiosa.

trovador errante dijo...

Felicidad por triplicado. El jueves corre el rumor que el producto es por 6. Y muchas ganas de Madrid, muchas, muchas.

Y si, creo que se me va a olvidar algo en Madrid para volver a buscarlo.

Todos los besos rubia

kika... dijo...

... cuando se juntan dos felicidades, mi querida ETDN, es como un choque de trenes. De trenes buenos, claro. Nuestro minibaile de la columna fue efectivamente de lo mejorcito de la noche, empatado con el abrazo que nos dimos a renglón seguido. Y eso que tú venías de la beatitud feliz más absoluta, y yo de un sufrimiento enorme, y las dos bailamos. Lo mejor, ciertamente...

trovador... pues no me había dado cuenta de lo del 6! Es verdad! Si es que...

besos y magia a los dos!
K

Jaco dijo...

Envidia. Siento mucha envidia. Y lo peor es que ya tenía todo organizado para irme el jueves y llegar a tiempo al festival cuando me entero de que la semana que viene tengo dos exámenes muy seguidos e importantes. Así que me temo que voy a sentir mucha más envidia :(

Me alegro mucho de que ayer fuera todo bien. Y de que tú estuvieses tan feliz. Que siga así mucho tiempo.

P.D: Siempre que escucho un disco nuevo empiezo por la tercera canción por la misma razón que ha dado la hermaníssima. Ni single ni leches. La tercera canción es lo primero que escucho.

acróbatas dijo...

Gracias infinitas por tus palabras, es importante encontrar a personas en el camino que creen en estas acrobacias como lo creo yo.

Si me pudieses enviar algunas fotos... :-) Con tanto nervio mi cámara sólo hace fotografías borrosas...

Un beso grande y nos vemos mañana. Por el momento, sigo disfrutando de vuestra ciudad paso a paso...

Vanessa

kika... dijo...

ay, jaco... qué penaaaaa...

vanessa... te mandaré las fotos. No son ninguna maravilla, pero de algo serivrán...

besos con acrobacia incluida y a ti, Vanessa, te veo mañana que ya es hoy...
K