07 marzo, 2009

Flashdance

Cuando yo era pequeña, lo de la clasificación moral de las películas era un tema muy serio. Al menos en mi casa. Mi madre nunca me llevaba a nada que no pudiera ver por motivos de edad. Si ponía no recomendada a menores de 13 años, imposible. No recomendada a menores de 18 años significaba, directamente, que no vería ese peligroso material audiovisual hasta que me fuera de casa.


Claro que cuando yo era pequeña estaba muy equivocada respecto a muchas cosas. Pensaba que sería diseñadora de moda (o si no, piloto de líneas comerciales), que me haría la permanente y me teñiría el pelo de pelirrojo cuando tuviera veinte años… y que me iría de casa a los dieciocho, edad mágica en la que por fin podría ver las películas de cine que me diera la gana.


También estaba segura de que a la puerta del cine había un policía o un censor o vete a saber quién, que era el encargado de pedirle la documentación a los que pretendieran ver películas que no fueran aptas para su edad. Qué inocente puede llegar a ser una…


Mi madre siempre buscaba que la película que fuéramos a ver estuviera clasificada como Tolerada. ¿Es tolerada? Pues entonces vamos. Si no, nada.


Pero hubo un día en el que mi madre se saltó esa norma, aunque yo no lo supe en aquel momento. Me llevó al cine a ver Flashdance.

Aún no entiendo cómo se le ocurrió. Mirándolo fríamente, la película es muy poco recomendable:


a) la protagonista trabaja como soldadora en una acería…

b) … por las noches baila en plan sexy-artístico en un local con una reputación bastante regular…

c) … encima su jefe la ve moviendo el esqueleto en el cabaret ese, y se enrollan…

d) … el jefe tiene una exmujer y cuando la chica lo descubre, se deprime…

e) … la mejor amiga de la protagonista es patinadora, pero ante un fracaso en una competición termina trabajando en un club de strip-tease

f) … y encima la prota va siempre a trabajar en bici ¡sin casco! (aunque también es verdad que en los años ochenta ni Perry llevaba casco en la bici ni en la moto)…



Salí del cine fascinada, más que nada porque para mí la historia era algo totalmente diferente:


a) la chica trabaja en un sitio donde todos los compañeros son hombres, y ellos la respetan y la tratan fenomenal…

b) … en sus ratos libres estudia baile con una profesora viejecita…

c) … por las noches trabaja de artista (¡con lo que me ha gustado eso siempre!)…

d) … se liga al tío más guapo de la peli (con esa edad que tenía yo me importaba tres pitos que fuera su jefe)…

e) … rescata a su amiga de un trabajo que no le gustaba en otro bar (el de strip-tease, pero en esa época ya veis lo que sabía yo de eso)…

f) … supera la vergüenza que le da no haber estudiado ballet y hace una prueba para la escuela de danza…

g) … una prueba que empieza fatal y acaba fenomenal…



Creo que es la película que he visto en el cine que más me ha gustado: he cantado las canciones un millón de veces, he tratado de bailar como Jennifer Beals con desastrosas consecuencias (me pegué una leche que terminó en esguince), me encantan los suéteres como el que lleva ella en el cartel de la peli… ¡sí hasta le pedí a los Reyes unos calientapiernas verdes y un maillot negro!

Ahora sé que aunque Flashdance fue un éxito de taquilla, apenas ha recibido buenas críticas, que Jennifer Beals no era la que bailaba (se utilizaron tres dobles) y que al final ni siquiera se sabe si le dan el puesto en la escuela o no.


Además, la peli no era Tolerada.


Pero me sigue encantando. Y mi madre, ante la pregunta de por qué me llevó rompiendo su autoimpuesta norma, dice que era una historia bonita y que enseñaba mucho acerca de la superación.


Poco me imaginaba yo que al final la hermaníssima nos saldría bailarina. Como la de Flashdance. Ahí ya vendría la otra lección importante: la vida no es como en las películas.


Puede ser mucho mejor. Creo.


5 comentarios:

Nares Montero dijo...

Me encanta esa peli! Es una de mis favoritas tb!
Muack!

acróbatas dijo...

Sin duda, esa fue una de las películas que marcaron mi adolescencia o, mejor dicho, mi paso de la infancia a la adolescencia. No sé cuántos años tenía la primera vez que la ví (era muy pequeña, creo) pero sé que la ví con mi hermana y que las dos hemos sido muy fans de esa peli. Es curioso pero yo ví la película como tú, exactamente igual.

qué recuerdos has hecho que broten en estos momentos!!!

un beso y gracias,
Vanessa

Trovador errante dijo...

Rubia linda, no dejes escapar a esa niña inocente jamás, que la vida ya te enseña igualmente.

A mi la peli también me encantó, ella en especial, la encuentro una mujer preciosa y que transmite dulzura...y sobre el tema principal...es la puta ostia...se te van los pies y el alma arriba arriba...

...y no será casualidad...pero hace poco pensaba en la peli también...que cosas pasan...;-)

Y si Kikita, la vida puede ser mucho mejor, claro que si!!!!...pero el cine me sumerge por completo en lo que veo...no perdí mi niño...cuando veo una peli de Bruce Lee salgo pegando patadas...si Billy Elliot bailando...y si es de amor con happy end pos eso...y cuando toca llorar pues en el cine se llora rebien...algo así como en La rosa púrpura del Cairo...

Besos niña rubia como la cerveza

kika... dijo...

nares... cuando quieras hacemos unas fotos en plan flashdance!!!!! jajajajajajajaja!!!!!!!

acróbata! qué bueno verte por aquí! y me alegra haberte resucitado un poquito el imaginario infantil...

trovador... la vida es mucho mejor. siempre. a mí no me gustan las películas vitales por mucho que mi vida sea totalmente peliculera...

besos y magia a todos!
K

Trovador errante dijo...

..."Más cine por favor...que todo en la vida es cine...y los sueños cine son"