26 febrero, 2009

Mi pie derecho


Mi pie derecho insiste en meterse en líos. Tanto que he decidido hablar de él en tercera persona - ¡yo que la uso tan poco! – con el fin de disociarlo del resto de mi cuerpo. Separado está mucho mejor, aunque tenga que permanecer cerca. Sin él no puedo andar, pero cuando camino siguiendo su voluntad es peor.


Yo pensaba que sólo tenía una parte del cuerpo que hacía lo que le daba la gana. Hace mucho tiempo que decidí dejar de tratar de amansar mi melena de animal salvaje porque sólo le hace caso a mi madre, que sabe peinármela mejor que en las peluquerías, y a Lady K, que me la teñía con toda la paciencia del mundo cuando yo iba de pelirroja aunque soy rubia. Ya lo decía mi amiga la Brunbé: lo de ser rubia, Kikita, es una cuestión de actitud. Por eso siempre lo he sido, aunque no lo fuera.


No contaba con que otro trocito de mí decidiera unirse al pelo y declararse insumiso. Mi pie derecho lleva una semana metiéndose en alcorques, alcantarillas y bocas de riego mal tapadas. Hace dos fines de semana casi me deja coja, sistema torcerse a las tres de la mañana. Si por lo menos hubiera ido borracha… pero no. Al instante me empezó a subir por la pierna un dolor feo, como de esguince. Gradualmente fue perdiendo su forma y Queens tuvo que vendármelo dos veces como pudo.


Y yo todo el rato quejándome, que parece que desde que he aprobado me quejo más, pero no es verdad. Me cago menos en todo, lo que pasa es que ahora, como estoy con gente, siempre hay alguien para ver mi momento de furia con el mundo.


El sábado pasado volvió a jugarme la mala pasada del tropezón callejero. Y no contento con eso, esta misma mañana, aprovechando que se me ha caído al suelo el vaso de zumo, se ha clavado un cristalito en la planta. Por si las torceduras no me dolían lo suficiente, hala, a fastidiarme más. He improvisado un quirófano de urgencias para extraer la esquirla, pero nada de nada. No lo he logrado. Además, pasaba de pedirle ayuda a mi madre, que a esa hora siempre va con prisas…


Pensando que había logrado sacar el cristal, me he marchado a trabajar. A los diez minutos, me dolía bastante, pero me he tenido que aguantar hasta que he llegado a casa a media tarde para hacer algo. Menos mal que el resto de mi cuerpo había reaccionado como aquella vez en la que mi pie decidió clavarse una púa de erizo de mar (otro episodio al que no hice caso en su momento, y mirad cómo estoy ahora, con un pie rebelde y el otro, acojonado), rodeando el cristalillo de un montón de líquido. Con hurgar un poco ha sido suficiente para lograr lo que por la mañana no conseguí.


Ahora me duele un poquito, pero será del susto.


Claro que todo podría haber sido peor. La siguiente mala pasada de mi pie derecho podría ser como en este vídeo



Esta noche, en Barcelona…


... y el sábado día 28 de febrero, en Madrid


Alejandro Martínez

canta a

Jaime Gil de Biedma


Libertad 8

(calle Libertad 8, metro Chueca o Banco de España)

21:30h


Me ha dicho Mario Raya, que le acompañará en ambas fechas, que no me lo pierda. Mario no es una de esas personas que dan su opinión a la ligera. Así que el sábado estaré allí como un clavo…y habrá sorpresas, os lo aseguro…


Las fotos… son descartes de la sesión que hicimos Lady K y yo para el librito del disco de Pablo Ager… en concreto, son mis pies y las fotos son de Lady K…


5 comentarios:

síl dijo...

si sirve de algo (reconozco que tengo debilidad por Àlex, ya lo sabes -y, por Jaime Gil-): no te lo pierdas!
el espectáculo es precioso!!! aún me dura la emoción, buf! este chico tiene un talento...

un abrazo guapa!

ETDN dijo...

Me encanta la palabra "alcorque". La leí aquí, el otro día y confesaré que era la primera vez. Yo, más bruta, no sabía que hubiera una palabra para lo que siempre he llamado "el hueco del árbol", que aparte de inexacto no tiene mucho sentido. Pero dan mucho juego, los alcorques. La palabra y el concepto.

Y sobre los pies, yo también sufro lesiones variadas y continuas. La más grave, un corte que quedó a 2 milimetros del tendón de Aquiles y del que guardo una preciosa cicatriz. Y la última, este verano, por culpa de Microalgo, pregúntale, pregúntale, que se me ha quedao el dedo deforme.

Cuidate de alcorques y tacones malvados.

El sábado tengo un cumple ineludible, lástima porque me encanta Gil de Biedma. A ver si hay otra.

¡Buen finde, rubia de pelo y actitud!

Aguantando Mecha dijo...

Yo creía que las hadas rubias no sucumbían a alcorques o cristales...

Cuídate y disfruta el sábado, Bob

Trovador errante dijo...

Rubia linda, cuidate los piesesitos y las alitas.

Que tengas un finde repletito de alegrías y poesía!

(y besos, besos, besos...)

kika... dijo...

síl... he visto ya un par de vídeos... creo que me va a dar un soponcio de los nervios: me ha encantado!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ya te contaré!!!!!!!!!!!!!

etdn... yo he estado toda la vida enamorada de esa palabra, suena preciosa... sólo por la palabra puedo permitir que mi pie se meta en todos los alcorques que quiera...

bob... soy inmune, ya lo sabes, pero últimamente estoy volando más bajo de lo habitual. pero enseguida remonto el vuelo...

trovador... me cuido, me cuido... creo...

besos y magia a todos
K