03 enero, 2009

Para pensar hace falta silencio

Hoy necesitaba pensar, pero para pensar hace falta silencio.


No ha habido ni un minuto, ni una pausa, ni un intermedio.


Lady K, mi madre, mis sobris y yo caminando por el centro. Nos ha llovido encima, hemos visto los puestos desmantelados de la Plaza Mayor, hemos cruzado una manifestación ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, compramos pinturas para tejido en una tienda preciosa en la Plaza del Ángel, logré engañarlos a todos para entrar en una tienda a hacer algo que tenía que hacer y después subimos a la azotea del Círculo de Bellas Artes.


Aunque el día estaba convencido de ser una masa gris y nublada, Madrid brillaba a nuestros pies.


La ciudad entera para nosotros por el módico precio de dos euros.


Lady K me ha sacado una foto para un nuevo header.


Creo que a mi Bob le va a encantar.


Ahora estoy agotada, quiero darme un baño y pensar que se ha hecho el silencio pero no quiero pensar en nada. Ni en pisos en alquiler, ni en mentirijillas pactadas por el mundo entero para mantener la magia navideña, ni en placeres culpables, ni en noahoras, noaquíes, noasíes, ni en cabezas metidas en hornos, ni en lágrimas que me empeño en tragar porque todo canal de comunicación es ya un artefacto, un hilo de seda artificial.


Es que si pienso tendré que reconocerme que estoy muerta de miedo. Creo que es eso. Y no me consuela pensar – ahora que todo va quedando en calma – que solucionarlo está en mi mano; el sistema: arrancarte.


Sistema: arrancar el vuelo.



Cuando yo despego, el suelo tiembla.



Me dan tantas ganas de temblarte encima.



Me dan tantas ganas de hacerte grieta.



A ti, no a él, ni a los otros tues, ni a los aquellos. Ni a los que pensarán que esto habla de ellos.



Que se calle todo, que se calle todo para poder decirme muy bajito lo que en realidad pienso.



[lágrima, quizá injustificada]



Azotea… la del Círculo de Bellas Artes (calle Marqués de Casa Riera, 2, metros Sevilla y Banco de España) estará abierta hasta el día 8 de enero. De 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:30. Se compra una entrada en la recepción del Círculo y se sube en el ascensor de cristal (a la izquierda de la escalera). Si los niños son menores de diez años, a ellos la entrada les cuesta sólo un euro.


2 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

You painted yourself in
You have no choice except but to fly
So fly on invisible wings
Until you reach your secret home
And when you lay your weary head down
Dream a dream of the suffering ward

You painted yourself in
You painted yourself in
You have no choice
Except but to fly
So fly on

http://www.goear.com/listen.php?v=b6c7c05

Esperando el nuevo header, tu Bob

kika... dijo...

(la estoy escuchando ahora mismo...

qué maravilla... y sí, no queda más remedio que volar...

... y que no quede más remedio que eso es fantástico...)

miles de besos trabajando en el header...

tu Suze