30 enero, 2009

La noche en la que casi fui escritora de culto


… sabes que a veces no vale

quedarse sentado a orillas del vicio

la clave es nadar sin mojarse

sentirse importante

y ser desperdicio…

Recuerdos del revés, Asilo de Genios



Hay algunas trayectorias vitales cantautoriles que son dignas de ser contadas. Una de mis favoritas es la vida de Benjamín Moreno. Lo conocí en un concierto de Ojos de Gamba, donde interpretó su propia versión del Let It Be, llamada Leti sí. Sobre Letizia Ortiz, claro. Isra nos presentó y la noche terminó transformándose en uno de los postconciertos más surrealistas que he tenido el gusto de vivir. Para hacerse una idea del momento, basta con mezclar un farmacéutico con un antiguo vecino aficionado a las sirenas, un bocadillo con mucha salsa rosa y la frase es que ella no es una mujer, es nuestra biógrafa. Menudo lío.


El caso es que nos llevamos bien, y un día Benja me contó su historia, y lo siguiente que supe fue que me había invitado a su concierto. Su email era intrigante. Según la misiva, Benjamín iba a realizar un ensayo clínico en su concierto. Quería que yo asistiera en mi triple faceta de testigo, cronista y futura biógrafa (sic). La idea me pareció de lo más interesante, llamé a Queens y a las nueve y cuarto estábamos entrando por la puerta del Zanzíbar. Con puntualidad casi exacta – muy de agradecer en estos tiempos que corren – comenzó el concierto. Se abrió el Asilo de Genios: a ratos rockero, a ratos cantautor, algún toque de trovador medieval (sí, sí, de trovador medieval, ahí dónde lo veis), desgranó muchos temas del que será su próximo disco. Por lo que sé, el trabajo aún no tiene título, aunque él es capaz de venir ahora y decirme que ya se ha decidido sólo para dejarme de biógrafa chusca.


Benjamín Moreno (o Asilo de Genios) es un personaje imprescindible en la noche cantautoril, con letras inteligentes que son como la vida, porque tienen la ironía de lo cotidiano.


Después de cantar Inaudito, comenzó el ensayo clínico. Benjamín nos explicó su teoría. Dicen que cuando se vive una situación de estrés, el cuerpo segrega sustancias que hacen que el alcohol reduzca mucho su efecto. Mientras decía esto, le pidió a Nuria, una de las dueñas del Zanzíbar, una botella de whisky. Ella se la trajo, diciendo que se la iba a cobrar a precio de cliente. Benja rompió el precinto y se puso una copa enorme en un vaso con hielo.

Ante el estupor del público, comenzó a beber.


A la segunda copa, todos estábamos preocupados. Para cuando Frank Postigo salió a interpretar dos temas, ya había caído más de media botella. No había manera de impedir que siguiera bebiendo: el ensayo clínico tenía que llegar hasta el final. Queens miraba con cara de incredulidad mientras decía que no se levante, ya verás tú cuando le suban los vapores. Félix repasaba el itinerario al hospital más cercano, calculando que en media hora habría un coma etílico. Y yo – así de rara es la mente humana – pensaba tres cosas totalmente estúpidas:

a) pues no se le olvidan demasiado las letras, dadas las circunstancias

b) anda que fuma con estilo, el Benja

c) mira que si le pasa algo… ¡seré biógrafa de un artista maldito!


Ya me veía en los papeles. Claro que al minuto siguiente, pensaba:

d) pues casi prefiero no ser escritora del malditismo, que Benja me cae muy bien…


En el momento del bis, el artista se puso de pie no sin cierta dificultad. Con la lengua casi trabada, nos dijo que en todo ensayo clínico serio la prueba debe realizarse con el método del doble ciego: unos toman medicamento y otros toman placebo sin saber cuál es cual.


- Y yo llevo toda la noche tomando Nestea diluido con agua.


No lo matamos porque le queremos. Y que conste que esto lo cuento porque amenazaba con volver a hacérselo a otro público. Todavía a alguien le da un ataque cardiaco al presenciar la escena y entonces sí que entraríamos en la nómina de artistas malditos.


[je je je]



hoy... viernes 30 de enero, podéis ver a Benjamín y su Asilo de Genios en "El 13" (calle Garcilaso 13, metro Bilbao, salida Luchana). A las 21:30, en concierto con Aika...


5 comentarios:

ETDN dijo...

Jajaja, me parto. Tendrás que inaugurar sección. "Biografías por encargo".

besote

txilibrin dijo...

jajajaaaaaaaaaa

Lo que tendríamos que hacer sería escribir un libro con anécdotas de cantautores porque anda que...

jajajajaaaaaaa

MMMMUA

kika... dijo...

etdn... biografías por encargo??? me apunto!!!!!!

txili... pues sí... lo que llegamos a ver...

besos y magia,
K

La Mala del Cuento dijo...

Curioso ser si, si ... yo le descubrí el viernes en el concierto de AIKA, pero sin saberlo llevo meses escuchando una de las canciones más preciosas que conocí jamás y resulta que él es el compositor de la letra ... curiosas casualidades ;)

Me gusta tu blog, asi que amenazo con volver :P

kika... dijo...

no me digas! qué tema es ese que te encanta tanto????????

encantada de que vuelvas por aquí!

besitos y magia,
K