12 diciembre, 2008

Cuatro veces fuego

Todo el mundo conoce a Lara Moreno. O la conocerá, no tardando demasiado.

A mí me da un pudor terrible eso de conocer a alguien que tiene libros de verdad, con páginas, con sus portadas y sus índices y todo.


Como todo el mundo conoce a Lara, yo también la conocí un día.


Creo que me la presentaron una vez, pero no era en serio. Tuve que encontrármela de nuevo.


Fue en la presentación del disco de Paco Cifuentes en Galileo Galilei. Kiko Tovar fue quien me dio la oportunidad de la manera más extraña posible: me invitó a subir a saludar a Paco antes del concierto, fui con él y en el camerino de la Galileo, un tubo estrecho que a ratos parece el pasillo de un avión pero que aquel día era un remedo de vagón de metro, me quedé parada tras darle un beso a Paco y desearle suerte.


Con decir que me pasó Carlos Chaouen por delante y no me hizo efecto…


De pronto, estaba frente a ella. Delante de Lara, larapoeta o lararelatista, laraescritora en definitiva, la que había escrito el libro que el Hombre Gato tenía en su casa y me enseñaba con mucho cariño mientras me contaba una historia de coincidencias. Medio paralizada – porque a veces en la vida me sale el lado jeta y otras me asusto de manera inexplicable – alguien me la presentó y acerté a decir algo así como yo te leo, el Hombre Gato me dejó tu libro, me gusta tu blog. No sé lo que esperaba del momento, pero sé que no era lo que ocurrió. Una calidez enorme salía de su cara y de sus manos, conocimiento, reconocimiento o qué sé yo.


Unos días después, me invitó a una lectura en la Tetería de la Abuela, y allá que me fui. Yo sola, porque había quedado con Queens pero no recuerdo bien qué le pasó, no sé si había tráfico o si no encontró el sitio con facilidad, el caso es que estaba yo y no conocía a nadie, y el minuto siguiente Miguel Marqués me había traído una silla y yo estaba sentada al lado de Roberto Terán, y Lara leía, y Roberto también y Nán lo mismo, aunque yo no conocía a Nán todavía. Porque las mejores sorpresas te las reserva la vida para cuando no te las esperas.


De ese conocer a Lara Moreno salió el taller literario. Fui la mujer más feliz del mundo el día que me invitó. Al minuto siguiente casi me da un soponcio de los nervios, claro. Pero allí estuve y tengo que decir que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Por muchos motivos.



Por eso y por su manera de escribir no puedo ser objetiva con Lara. Tampoco es que aquí yo sea objetiva con nada, como mucho puedo aspirar a un subjetivismo sincero. Como diría el Arquero, tengo clara la diferencia entre doxa y episteme. Hoy presenta su nuevo libro, veinte relatos agrupados bajo el nombre de Cuatro veces fuego, en los que la vida arde paradójicamente como el sodio al contacto con el agua. Los he devorado, de nada han servido advertencias ni carteles con calaveras y dos palitos. Pensé que si me incendiaba cuatro veces, pues a incendiarme.


Ya me lo he leído, podría recomendarlo, pero ¿quién soy yo para recomendar un libro que se recomienda solo?



Recuerdo un momento de mi vida en el que me dijeron que para vivir mejor debía pensar en cómo hacía las cosas una persona que considerara que podía ser un modelo. Durante mucho tiempo fue la hermaníssima. Ahora pienso en qué haría Lara. (Espero que si lee esto, no se asuste). La que me da buenos consejos cuando tengo dentro nudos de verdad y envía los sapos por el sumidero.



Releyendo, encuentro lo que comentó aquí cuando nos conocimos:


¡Kika!
Encantada de conocerte. Me diste mucha energía antes y depués del concierto, aunque aquello fue casi como un parto y yo estuve con piel de Robocop.


Estaré en la presentación con la misma energía, aunque no la necesita.


Porque todo el mundo conoce a Lara Moreno. O la conocerá, no tardando demasiado.



Lara Moreno presenta

Cuatro veces fuego


viernes, 12 de diciembre de 2008


con Roberto Terán y Miguel Ángel Maya


en El Ladrón de Tinta

(Calle Noviciado 2, Madrid)

19:00h


6 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Lara es única, y su familia también; yo no les conozco, pero sé que son especiales.

Intentaré que me dedique Cuatro Veces Fuego y mientras espero, os brindo esta canción:

http://es.youtube.com/watch?v=_eDVkYC_fPg

Son gente única, como Lara, como todos vosotros desconocidos, que os quiero tanto.

Besos, Ignacio

Trovador errante dijo...

Kika de manos dulces, si miras la primera entrada de mi bebé, verás que escuchar y ver a Lara en acróbatas, lás lágrimas que me brotaron, el precioso poema que pensé en los 300 mts. que distan del teatro a mi casa...buscarla...escribirle...y desde guarda el amor humano se parió trovador errante...

Lastimita que aquella noche no tenía ganas de gente, pero imagino que tenía que ser así. También pude estar con Chaouen, con Paco, Lara, Ruben, Vanessa...pero no era la noche.

Vanessa me prestará sus libros a cambio de un café por el barrio...pero la posesión me hará tenerlos todos míos, y dedicados algún día...seguro, hay cosas que se saben.

Pasarlo bien mañana y tomaros un vino a la salud del trovador errante, ganas de estar en Madrid y conocer vuestras miradas.

Todo se andará...creo que está escrito por algún sitio, insisto.

Besos, magia, vino, manos, dulzura que mañana os llegará, no eres la única que tiene esos efectos secundarios...;-)

NáN dijo...

200, ¡eh? No te me rajes.

Es tan cierto lo que dices. Lara y Rebeca pusieron en marcha una máquina que nos ha unido a muchos de una manera especial, inesperada y necesaria.

Hoy brindaremos por todos. También por los que no están en Madrid y no los conocemos, pero nos vamos abriendo como fractales.

Abrazazos

mariona dijo...

!!!!!!!!!
Uf kikita...
cuánto tiempo sin leerte y entro justamente hoy (casualidades: nunca!). Qué emocionante y necesario todo lo que cuentas....
Allí nos veremos para celebrar tantas cosas...
Un besazo.

kika... dijo...

Bob... la canción me ha encantado! Y lo del libro firmado... ¿quiere decir que vas hoy? (boca abiertaaaaaaa la mía). Bueno, más o menos sabes cómo soy, así que si decides manifestarte allí estaré, y si no, llévate el libro firmado, que va a merecer la pena... besos, tu Suze!

trovador... y ahí va Lara invisible, atándonos con ese amor humano que hay que guardas por todas partes, y veo que conoces a Vanessa, y yo también y... y...

... y mido 1,74... (ji ji ji)

Nán... tengo yo que contar dos segundas partes a este post (lo que pasa es que se estaba haciendo muy grande, así que quedan para otra). En una contaré cómo es la fascinante Reb, y sus cuadros, y de cómo me dijo una cosa preciosa acerca de mi voz, y la otra será sobre la poesía y Lara y un Nán que me escribió la sugerencia más emocionante que me han hecho a un poema... ¡me queda todo por contar! ¡es fantástico!

mariona... es verdad, nada de casualidades, ya lo dice el Hombre Gato y lo dices tú, y además nada ha tenido saborcillo a casual, sino a crucial, a lo realmente importante! y eso que hace poco que nos hemos visto... pero te voy a dar un abrazo que te reseco seguro...

(nota mental: para que nadie me reconozca, con no dar ni un abrazo pasaré desapercibida...)

besos y magia a todos
K

Nares Montero dijo...

Ais! Kika... te lo escuché decir no se cuantas veces pero... una, que no aprende en cabeza ajena (nunca), no se dió por aludida.
Momento empacho... pero de los de seguir hasta reventar... haz un simil, tú que sabes, con tu:
"victoria o muerte, venceremos!"
Así que me convenzo de que ya está todo digerido y hago caso a mi inconsciente voracidad de palabras...
Lo confieso (por si no quedaba claro ya) estoy enganchada a Lara Moreno! Ais!
Es como cuando empiezas a comer caramelos violeta y sigues y sigues y sigues... y aunque sabes que quizá después el dulzon aroma se pegará a las sabanas, mientras te duele un poco la tripa... tu sigues porque sabes que ya se te pasará, y volverás a tener ganas, antes o después, de más caramelos violeta.

Me lo pasé estupendo el viernes! quizá debía haberme quedado un poco más... o quizá así fue perfecto. En todo caso el taxi ya estaba en marcha.

Quiero verte pronto.
Besos 1,74! ;)