10 octubre, 2008

(sin título)


me he dejado el collar puesto

porque

me hace gracia, sólo eso


no es un ardid de mi mente

o del exceso de ideas en turbamulta:

tempestuoso desorden


no


es la vuelta a los orígenes

de la memoria como sucesión

de cuentas enfiladas


(… una

dos

tres…)


De Canciones por encargo.



Ya hay nuevo proyecto: Canciones por encargo. Iba a llamarse canciones de encargo, pero Lady K me dijo que le gustaba más por encargo, y a mí me encantó, y así se queda. Creo que viene algo bueno, aunque este primer poema (que es en realidad el tercero del poemario, por primera vez voy a incluir alguna cosa escrita anteriormente) sea un poco raro. Pero ¿qué es un proyecto de los míos sin empezar a trompicones? Nada de nada.


El cuadro, Desnudo con collar, de Pablo Picasso.


No hay comentarios: