09 octubre, 2008

El final del sueño

Quieres que te cuente el final del sueño. Y yo no te lo quiero contar. Lo que pasa es que tengo muy poca voluntad, y tú eres demasiado bueno sonsacando. El principio no prometía, la verdad. Algo sobre Primo de Rivera: demasiados temas acerca de dictaduras, totalitarismos y variadas amenazas al Estado de Derecho. La ilógica onírica y una especie de giro involuntario que me lleva de nuevo a un parque.


Suspiro aliviada porque los sueños con pájaros son buenos presagios. Cuando llegamos a la altura del árbol que está exactamente medio podrido y tiene la mitad de la corteza como el embozo de una sábana vegetal. Toqué el árbol en el sueño, repetí lo curioso que era mientras explicabas algo acerca de la inteligencia de la naturaleza y la profundidad de los agujeros de los troncos de árbol. La voz de mi ahijada se escuchaba claramente, aunque sólo la oía yo. Kika, en los bosques de hadas siempre hay árboles con agujeros para que vivan los animales.


Te quejas. Dices que no voy a darte ni un pedacito de sueño que llevarte a la boca, que llevarte a la cama, al borde mismo de ninguna parte, da igual que estés a mil que a mil millones de kilómetros. Te contaría lo que pasaba después, pero me da vergüenza. Y me río al verme reflejada en la ventana, sonrojada hasta llegar a las proximidades de la combustión espontánea. Si me pudieras ver, te reirías tanto, y yo también, y la adrenalina dejaría de fluir para evaporarse por las paredes del estómago.


Lo siguiente era Barcelona, una ventana sobre la parte alta y una esquina de mar. Nieva fuera. Dices que el sueño está bien porque parece que hay interiores, que no todo son parques y paseos y árboles con huecos. Yo te digo que claro, que mi cabeza está dormida pero sabe hacer buenos guiones, de esos en los que pone: interior día. El balcón barcelonés abierto y no tenía frío. Es raro porque siempre tengo frío. Ahora mismo escribo sentada, con las piernas en alto como las mujeres que buscan quedarse embarazadas, tapada con el edredón previamente arrancado de la cama.


Qué pasaba al final. Es verdad. Te he dado el principio, el significado cabalístico, incluso he descrito terriblemente la cara de la mañana siguiente. Pero no te he contado el final del sueño. No es porque no lo recuerde, ni porque no quiera. Quizá sea porque el pudor se me entremezcla con todo lo que tengo dentro.


De todo menos miedo: tú no tienes miedo, al menos no a nada mío. Teniendo en cuenta el momento en el que has llegado, que me doy miedo hasta yo, tiene mucho más mérito.


Y no lo sabes aún, pero yo miedo, lo que se dice miedo, le tengo al Tribunal y al torno del dentista.


Me voy a ver si sueño otra vez contigo.


4 comentarios:

ETDN dijo...

Lo importante es seguir soñando...Yo esta noche (bueno, esta mañana, más bien) he tenido un hermoso sueño en el que aparecía Ray Loriga, ¿por qué será?

Besote y ánimo con tus exámenes.

Kika... dijo...

¡Hazle caso a tus sueños! ¡De verdad!

(cómo me alegro de leerte)

A ver si termino los exámenes y nos tomamos algo, ¿valeeee?

muchos besos y que sigas soñando con Ray!
K

cerillasGaribaldi dijo...

Pues te había escrito algo tan bonitísimo que no voy a ser capaz de repetirlo (el interné y sus malas pasadas).

Es muy difícil que recuerde los sueños y, los que se me presentan despierto, los dejo pasar sin enterarme y mueren como ilusiones perdidas.


Oigo a Beth Orton (compartimos idolatría) y no sé si río, sueño, pienso o, sencillamente, lloro y me pregunto ¿qué hacemos mientras lloramos? soñamos, pensamos, queremos, odiamos o todo a la vez...

Y como te debo la del Header (no me has borrado nada, pero me daba miedo que con la limpieza...) te regalo esta canción es tan maravillosa como tú:

A dream was just a dream again
Won't you dry your eyes?
But it doesn't matter anymore
You did just what you did before
Until you realize the words
Are going on and on and on...

http://www.goear.com/listen.php?v=786329e

- Yo la Tengo-Black Flowers -

Muchos besos oníricos, Bob

Kika... dijo...

Bob, me ha encantado la canción: me he despertado con ella (ahora mismo son las 7:57 según el reloj de mi ordenador). Y anoche me acordé de ti porque puse el "Trailer Park", ahora, más que citar, re-cito y te digo lo de:

Stop look listen I can find you,
I've been standing right beside you,
You don't have to remind me,
I know and I won't let go...

Que no decaiga el bonitismo. Ya, si consiguieras recordar tus sueños, sería la leche. No lo fuerces, en muchas ocasiones viene solo. Pero déjales la puerta (mental) abierta.

Para percibir por si acaso...

Muchos besos desde el bonitobulevar,
Suze